Telenoid, un andoride que genera emociones

noviembre 19, 2014 on 6:13 pm | In robotica | No Comments

Tener en brazos a Telenoid ha sido una mezcla de emoción y compasión. La ternura que pretende trasmitir esté androide bebé se enfrenta a un aspecto que nos recuerda a una criatura mutilada. Telenoid es un androide de compañía pensado para prestar servicios de teleasistencia. Es decir, a través de Telenoid hablamos con otra persona -un operador de teleasistencia- que es quien mueve los hilos de esta sofisticada marioneta.

Este pequeño androide ha sido desarrollado por el profesor Hiroshi Ishiguro en la Universidad de Osaka. El profesor Ishiguro es uno de los científicos más influyentes en el mundo de la robótica humanoide. Como podéis comprobar, el realismo gestual de sus creaciones van más allá de la pura robótica y nos adentran en el campo de la emociones.

Portadas de Ciencia Ficción

febrero 2, 2014 on 5:50 pm | In ciencia ficción, galería de imágenes | 2 Comments

Adolfo García | Aunque en mi infancia conocí la existencia de las célebres novelas “de a duro”, nunca se cruzaron en mi camino. De aquella época apenas recuerdo las populares “novelas del Oeste” escritas por Estefanía y los establecimientos donde se intercambiaban. Hace más de una década, cuando me aproximé brevemente al mundo del fandom y las Hispacon (cita anual de los aficionados a la Ciencia Ficción y Fantasía), descubrí qué, desde 1953 y bajo aquel característico formato de novelita de bolsillo, además de westerns, también se publicó mucha ciencia ficción. Aquel descubrimiento fue una especie de revelación aunque, en honor a la verdad, tras varios intentos de lectura no conseguí darle continuidad. No obstante había algo en aquellas novelas, en su superficie, que me seguía cautivando. Ese “algo” eran sus ilustraciones de portada de estilo space opera.

Carlos Alberto, amigo y guía personal en mi aproximación al mundo de las Hispacon, tuvo la amabilidad de pasarme un CD con un montón de portadas escaneadas. Durante este tiempo he buscado en Internet -sin éxito- algún sitio donde estas imágenes estuvieran accesibles con cierta calidad. Al no encontrar nada me he decidido a poner este material a disposición de aficionados y curiosos. Aunque no están todas las portadas ni colecciones publicadas, aquí encontrarás una buena representación.

Sería osado por mi parte hacer un análisis crítico de estas obras. Como no-lector no puedo aportar información objetiva más allá de los datos editoriales básicos de cada colección. Afortunadamente, para aquellos que estéis interesados, en Internet hay bastantes textos de auténticos eruditos que, sin lugar a dudas, son la mejor fuente para profundizar en el tema. En este sentido recomiendo empezar por los artículos de José Carlos Canalda. Los podéis encontrar en diferentes web del género y en un su web personal (www.jccanalda.es). También, para tener una visión más amplia de la novela popular y la ciencia ficción española, os recomiendo dos libros que reúnen artículos de diferentes autores, incluido Canalda: La ciencia ficción española (2002) y La novela popular española (2000), ambos publicados por Ediciones Robel.

Futuro. Novelas de Ciencia y Fantasía. Es la primera gran colección de ciencia ficción de España. Fue puesta en marcha por José Mallorquí, creador del legendario personaje de El Coyote.  Desde Barcelona, a través de Ediciones Futuro, se publicaron 34 volúmenes entre 1953 y 1954. La mayor parte de las obras de Futuro fueron escritas por el propio Mallorquí usando distintos seudónimos. Solo una parte de relatos publicados en Futuro son obras originales. El resto son adaptaciones de obras extranjeras. Firmaron sus portadas Parera Ribas y Chaco Pino.

Luchadores del Espacio. Durante la década comprendida entre 1953 y 1964 Editorial Valenciana publicó 234 títulos firmados por 27 autores diferentes. La mayoría también publicó usando seudónimo. Entre ellos destacan los nombres de P. Danger (Domingo Santos) y Alex Towers (Ángel Torres Quesada) y, por supuesto, George H. White y Van S. Smith (ambos seudónimos empleados por Pascual Enguídanos). Enguídanos y su “Saga de los Aznar” fueron la pieza central de Luchadores del Espacio. Por su parte, Torres Quesada y Domingo Santos fueron los únicos autores que lograron transcender de las novelas de a duro y convertirse en afamados escritores de ciencia ficción. Las portadas de Luchadores fueron obra de José Luis Macías.

Espacio. La catalana Ediciones Toray logró poner en las estanterías hasta 547 volúmenes de esta colección (de 1955 a 1972). El autor más fértil e importante de Espacio es Luis García Lecha, quien firmaba con los seudónimos de Clark Carrados y Louis G. Milk. García Lecha llegó a publicar 234 novelas. Durante los primeros años la mayor parte de sus portadas fueron obra de Chábril.

Más Allá. Dirigida por Héctor Germán Oesterheld y publicada en Argentina entre 1953 y 1957 (48 números) tomaba gran parte de su material de la revista norteamericana Galaxy. Su línea editorial combinó la publicación de relatos de ciencia ficción con artículos de divulgación científica.

 

Algunas notas
En este apartado me gustaría recordar el contexto histórico en el que aparecieron las colecciones anteriores. Es importante resaltar que estas obras nacen en un periodo donde la ciencia ficción goza de cierto esplendor por lo tanto, su lanzamiento y buena acogida, no son casuales. En efecto, los años cincuenta se caracterizan por un gran desarrollo científico y tecnológico, en particular en Estados Unidos. Por poner unos ejemplos hay que citar que la era atómica acaba de dar comienzo; las computadoras y los robots provistos de “cerebros electrónicos” cautivan la imaginación popular, mientras que los avances de la aeronáutica se suceden con rapidez. Por si fuera poco, en 1957, la puesta en órbita del Sputnik y el viaje de la perrita Laika animarán la carrera espacial materializando la posibilidad de viajar a otros mundos. La televisión, los electrodomésticos y el teléfono introducen la tecnología en el hogar; y en el ámbito internacional, como consecuencia de la guerra fría, la ciencia jugará un papel decisivo en la consecución del liderazgo militar. Por último, en un plano menos real pero igualmente estimulante, recordemos el nacimiento del fenómeno OVNI y la proliferación de crónicas de contactos con seres del espacio exterior. En definitiva, el ciudadano percibe estos avances y cambios con una mezcla de temor, expectación y optimismo. Es en este paisaje donde la ciencia ficción se erige como el único género capaz de relatar historias relacionadas con el futuro, la ciencia y la tecnología. Además del puro entretenimiento, esta variedad literaria también se convierte en un popular canal de divulgación de conocimiento que, de otra forma, sería inaccesible para la mayoría de los lectores.

Al comienzo de la década de los cincuenta España deja atrás los peores años de posguerra, aislamiento internacional y autarquía. La firma del convenio que permite a EE.UU. el establecimiento de bases militares sella nuestro alineamiento ideológico y estratégico frente al bloque comunista. A cambio la dictadura de Franco empieza a normalizar sus relaciones con el exterior, consigue estabilidad económica y se beneficia de algunas transferencias y concesiones. No obstante, consecuencia de la política autárquica de los años anteriores y gracias al tesón de numerosos profesionales de instituciones científicas y empresas, España empieza a mostrar señales de desarrollo y autosuficiencia técnico-científica propios. Por citar algunas: CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), JEN (Junta de Energía Nuclear, actual CIEMAT), INTA (aeroespacial), CASA (aeronáutica, actual Airbus Group), ENASA (automoción, actual IVECO), SEAT y Barrerios (automoción), Talgo (ferrocarril), Bazán (astilleros militares, actual Navantia), ENDESA (energía eléctrica), ENCASO (petroquímica, actual Repsol), ENSIDESA (siderurgia, actual Aceralia/ArcelorMittal), CNTE (actual Telefónica), RENFE e Iberia (transporte). En resumen, encontramos ingredientes que nos hacer pensar que el sentimiento del españolito hacia el futuro, la ciencia y la técnica no era muy distinto del que se vivía en otros países.

[Visita la Galería Portadas de Ciencia Ficción]

Minivac 601

enero 16, 2014 on 3:28 pm | In descarga textos pdf, informática, matemáticas, retroinformática | 2 Comments

Adolfo García |Habitualmente la historia de la Informática Personal se cuenta a partir de 1975, fecha del lanzamiento del Altair 8800 de MITS. Otros prefieren establecer el punto de partida un año después, coincidiendo con la aparición del Apple 1 o incluso en 1977, año del Apple II. También sería razonable justificar el inicio de esta historia tras la publicación en julio del 74, dentro de la revista Radio-Electronics, del kit para la construcción del ordenador Mark-8. De lo que no hay duda es que es en la década de los años 70, a partir de la invención del microprocesador por parte de Intel, cuando se desarrolla el concepto de ordenador personal o microordenador, y esto sucedió en 1971.

Toda historia tiene una prehistoria. En nuestro caso la prehistoria de la Informática Personal correspondería a aquellas máquinas que no estaban basadas en microprocesadores, es decir, computadoras que funcionaban con relés, válvulas de vacío o transistores. En el siguiente texto hablaré de una de esas máquinas, el Minivac 601, comercializado en 1961 por Scientific Development Corporation.

El Minivac 601 tiene algo de objeto de culto por dos razones. La primera se debe a la persona que lo ideó y diseño: el Dr. Claude E. Shannon (1916-2001), padre de la Teoría Matemática de la Comunicación (1948) que es, como sabéis, la base matemática sobre la que reposa la transmisión de datos e intercambio de información entre sistemas. Aspectos cotidianos como el ancho de banda, la corrección de errores, la compresión de la información o el cifrado de las comunicaciones hunden sus raíces en la citada Teoría. Además Shannon, en 1938, publico la tesis titulada Análisis Simbólico de Relés y Circuitos de Conmutación donde se sientan las bases matemáticas para el desarrollo de ingenios electrónicos como autómatas, calculadoras o centrales telefónicas empleando relés. Por otra parte, el nombre Minivac nos trae a la memoria los relatos de ciencia ficción escritos por Isaac Asimov (1920-1992) a partir de 1955 protagonizados por superordenadores de la serie Multivac. A su vez Asimov se inspiró en Univac, el primer gran ordenador que se comercializó en Estados Unidos en 1951.

Cuando se habla de esta máquina es común el error de categorizarlo junto a ordenadores analógicos que aparecieron por la misma época y que tenían un aspecto similar. Aquellos ordenadores analógicos eran equipos que simulaban mediante circuitos electrónicos un modelo matemático donde, las variables de entrada y datos de salida, eran representados por variaciones de tensión, corriente, resistencia, capacidad, etc.  En aquellas máquinas analógicas, al igual que en el Minivac 601, eran característicos los paneles de usuario repletos de conectores y cables que interconectaban entre sí diferentes módulos. No obstante, a diferencia de los “analógicos”, esta máquina es digital. Es decir, el 601 trabaja con solo con dos estados eléctricos.

Para trabajar con los dos estados eléctricos el Minivac recurre a relés, pulsadores y conmutadores. Esto significa que estamos delante de un ingenio electromecánico que nos acerca a los ordenadores creados a partir de 1937 por George Stibitz (1904-1995) en los Laboratorios Bell; la serie de máquinas Z1 (1938), Z2, Z3 y Z4 del alemán Konrad Zuse (1910-1995); así como al célebre ordenador Mark I, puesto en servicio en 1944 por IBM y la Universidad de Harvard. Por último no hay que olvidar a Simon, que es considerado el primer ordenador personal de la historia, diseñado en 1950 por Edmund C. Berkeley (1909-1988).

Créeme, si abres el Minivac no encontraras válvulas o transistores, ni mucho menos circuitos integrados. Obviamente, semejante sencillez condiciona lo que puede hacer por nosotros este equipo. Entonces ¿Qué tipo de problemas podemos plantear al Minivac 601 para concederle el calificativo de computadora? Pues bien, mediante esta máquina es posible programar o configurar pequeños circuitos eléctricos para realizar operaciones de álgebra binaria que es, en última instancia, el pilar sobre el que se sustenta cualquier ordenador de hoy en día. Incluso -en el ámbito industrial- este equipo llegó a emplearse como un autómata programable para control de procesos.

Si echas un vistazo al panel de Minivac identificarás una serie de controles que se distribuyen en seis secciones. Cada sección consta de una fuente de alimentación de 12V, dos lámparas, un relé DPDT (doble polo doble tiro), 1 conmutador deslizante de tres posiciones y dos circuitos y 1 pulsador de dos posiciones y un circuito. En el margen derecho del Minivac disponemos de un conmutador rotatorio de 16 posiciones que puede funcionar de forma manual o, al aplicarle tensión, motorizado. Por último, en la esquina superior derecha, hay una matriz de 3 por 3 conexiones.
Todos los elementos anteriores son accesibles a través de miniconectores que permiten la conexión de los cables con los que “programaremos” nuestros circuitos eléctricos. Cada uno de estos conectores está identificado con una combinación de un número y una letra. El número se refiere al número de sección (de 1 a 6) y la letra indica el conector (de la A a la Z). Un programa de Minivac consiste en un listado de las conexiones que realizaremos mediante cables entre parejas de miniconectores.

Los siguientes circuitos eléctricos AND, OR, XOR y NOT, e incluso algunos más complejos combinando estos, son fáciles de realizar en el Minivac sin ningún conocimiento especial. Tan solo hay poner un poco de cuidado para no equivocarnos en las conexiones y, sobre todo, intentar entender y predecir su comportamiento antes de ponernos manos a la obra: es decir, pensar con lógica.

Álgebra de Boole y circuitos eléctricos
En 1847 George Boole (1815-1864) sentó las bases de la lógica matemática a través de su obra The Laws of Thought. Desde tiempos de Aristóteles la lógica pertenecía al dominio intelectual de la filosofía y fue Boole quién, a través un profundo desarrollo de la simbología lógica y reglas específicas para operar con estos símbolos, desarrolló una nueva rama de las matemáticas con un lenguaje propio: el Álgebra de Boole. Los preceptos de Boole junto con las aportaciones de -entre otros- Augustus De Morgan (1806-1871) y Edward V. Huntington (1874-1952) llegaron hasta Claude Shannon quién, en 1938, trasladó todo este poso matemático al diseño eléctrico con relés y la conmutación de circuitos.

En la imagen anterior se ilustra un circuito donde dos interruptores, en serie, controlan el paso de corriente desde una batería hasta una bombilla. Estos interruptores tienen dos estados posibles: abierto (OFF), no pasa corriente; y cerrado (ON), circula la corriente. A su vez la lámpara también puede tener dos estados: apagada (OFF) y encendida (ON). Las posibles configuraciones de este circuito quedan resumidas en la tabla anexa que, en lo sucesivo, denominaremos tabla de la verdad. A este circuito lógico se le denomina AND y nos indica que se produce un efecto cuando se dan dos condiciones. Si solo se da una condición no hay efecto, es decir, no se enciende la luz.

Como podéis apreciar, en el circuito anterior es necesaria la participación de un operario que interactúe con los interruptores para abrirlos o cerrarlos. Esta intervención puede ser automatizada mediante relés.


Un relé es un dispositivo electromecánico basado en un electroimán. Este es capaz de accionar un interruptor cuando recibe corriente eléctrica. En estado de reposo, es decir, sin alimentar el electroimán, el circuito activo es el que corresponde a la posición NC (Normally Closed), mientas que el relé estará en posición NO (Normally Open) cuando apliquemos tensión al electroimán, como es el caso de la imagen anterior. Otra de las ventajas del uso de relés reside en la independencia entre el circuito de control del electroimán y los circuitos de servicio (NC y NO). Esta característica facilita el control de sistemas de alta potencia eléctrica mediante circuitos de baja o muy baja tensión.

Otro circuito elemental es el denominado OR. Su representación eléctrica consiste en dos interruptores en paralelo controlando el paso de corriente hasta la bombilla. En este caso, en cuanto se dé una de las dos condiciones posibles (cierre de un interruptor), la bombilla se enciende.

A continuación comentaremos el circuito denominado XOR (eXclusive OR). En él activamos la bombilla sólo cuando A y B son diferentes. La puerta lógica XOR, en combinación con AND y OR, se puede emplear como un sumador de un bit.  Como puedes imaginar, estos sumadores son la unidad fundamental para realizar operaciones artiméticas con números binarios.

Por último, antes de acabar esta pequeña introducción, es precioso recordar la existencia de una puerta lógica llamada NOT. A la salida de este circuito obtenemos el resultado contrario al que hemos introducido, es decir, produce una negación lógica de la entrada.

A partir de la combinación de operadores lógicos anteriores es posible construir circuitos más complejos que nos permitirán realizar operaciones aritméticas básicas: suma, resta, multiplicación y división. Incluso es posible realizar circuitos que almacenen un estado lógico a modo de memoria.

Biblioteca
Hasta aquí esta pequeña introducción. A continuación he compartido los manuales del Minivac por si quieres profundizar en su estudio. A pesar de su antigüedad te aconsejo que no subestimes el conocimiento que hay entre sus páginas…

Book I – Getting acquainted with Minivac 601
Books II, III, IV – What is a Digital Computer? / How Computers Make Logical Decisions /How Computers do Arithmetic
Book V and VI – How Computers Work for Man / MINIVAC Games
Notes and Corrections to the Minivac Manual
Minivac 601 Maintenance Manual

Boole, 1847 – The Laws of Thought
Shannon, 1938 – A Symbolic Analysis of Relay and Switching Circuits

La Música Eléctrica del Cura Castillejo

diciembre 8, 2013 on 1:22 pm | In arte sonoro, descarga textos pdf, música electrónica, telecomunicaciones | No Comments

por Adolfo García Yagüe

[Descargar libro]

Pese a la percepción que podamos tener, en la España de la primera mitad del siglo XX -e  incluso antes- existieron antecedentes de lo que hoy llamaríamos arte sonoro y experimentación electrónica. Como atestiguan las crónicas periodísticas y publicaciones de antaño, apenas transcendieron de la anécdota y la curiosidad técnica. No obstante, además del interés histórico, merece la pena hacer memoria como reconocimiento a sus autores y, por qué no, como estímulo creativo en el presente.

De aquellos antecedentes uno de los más llamativos fue el que protagonizó un sacerdote valenciano, Juan García Castillejo, con la publicación en 1944 de un libro titulado ‘La Telegrafía Rápida. El Triteclado y La Música Eléctrica’.  Castillejo, con la excusa de dar a conocer cinco patentes de su propiedad, escribe un libro recargado de romanticismo con pretensiones divulgativas sobre tecnología electrónica y, en particular, sobre las posibilidades que ofrece la válvula termoiónica en aplicaciones de amplificación y modulación.

La Telegrafía Rápida
El libro se divide en dos partes. En la primera Castillejo presenta algunas mejoras de su invención que se podrían aplicar a los sistemas Morse y Baudot para lograr Telegrafía Rápida.

Desde principio del siglo XX el término Telegrafía Rápida era de uso generalizado para referirse a ingenios y técnicas que permitían incrementar el número de caracteres enviados por minuto en los sistemas telegráficos, redundando en el aprovechamiento de la línea de comunicaciones. Para hacernos una idea, en el caso de la telegrafía clásica (1838), usando un manipulador de código morse, un operador experimentado era capaz de atender del orden de 20 a 25 despachos por hora. Progresivamente aparecieron numerosos dispositivos y sistemas que sobrepasaban esta barrera. Entre ellos cabe recordar el Telégrafo de Hughes (1855), el aparato de Wheatstone (1858), el Sistema Baudot (1874), el Teleimpresor Siemens & Halske (1899) y el Telégrafo Rápido, también de Siemens & Halske (1912).

Recordemos que en el código Morse cada carácter queda definido a partir de la combinación de pulsos eléctricos o tonos acústicos de diferente duración: un pulso o tono corto denominado punto; y un tono largo también llamado raya. Por su parte, en el Sistema Baudot, cada carácter está definido por una sucesión de 5 niveles eléctricos positivos o negativos. En ambos casos, para el envío de un mensaje, el operador tenía que conocer la codificación correspondiente a cada carácter y, sobre todo, tener destreza en el uso del manipulador. Con el fin de simplificar el envío de mensajes sin necesidad conocer la codificación y uso de manipuladores tradicionales, Castillejo propone diferentes versiones de un teclado (El Triteclado) reducido en número de botones -entre 5 y 8- que facilita la escritura del mensaje pulsando sobre el botón correspondiente a cada carácter, o simultaneado la pulsación de varios botones para obtener los caracteres no accesibles por pulsación directa.

Otra aportación original que hace Castillejo, aunque apenas profundiza en ella, es la de utilizar osciladores electrónicos para sincronizar la comunicación entre emisor y receptor en los Sistemas Baudot.  En este sistema las dos estaciones que participaban en la comunicación tenían que funcionar al unísono para poder identificar el comienzo y final de cada carácter.  Esta sincronización, al igual que sucedía con el Telégrafo de Hughes, se basaba en medíos mecánicos que eran algo imprecisos y complejos de ajustar.

A pesar de que los Triteclados de Castillejo son ingeniosos al hacer más sencillo y rápido el envío de un mensaje, su propuesta va por detrás de las tendencias tecnológicas y de servicio de la época. En la fecha en la que se publicó su libro ya era evidente que la evolución tecnológica pasaba por el empleo de dispositivos Teleimpresores o Teletipos -como el inventado por Siemens- donde el texto a enviar se introducía a través de un teclado idéntico al de una máquina de escribir. Por otra parte, en países como Alemania, ya se daba los primeros pasos en servicios basados en redes conmutadas automáticas -similares a las de telefonía- donde era posible establecer comunicaciones asíncronas entre Teleimpresores con dial, sin intermediación de un operador especializado. Era el nacimiento del servicio Télex. Esta evolución natural del telégrafo hizo posible que cualquier empresa o propietario acaudalado dispusiera de un Teleimpresor desde el que llamar y conectar con otro equipo a través de una red mundial estandarizada.

La Música Eléctrica
Al contrario de la primera parte de la obra, que en cierto sentido se puede considerar anacrónica y carente de relevancia técnica, la segunda mitad de ‘La Telegrafía Rápida. El Triteclado y La Música Eléctrica’ es brillante. Castillejo se adelanta a su tiempo al dirigir su atención hacia los sonidos de la naturaleza -alguno de ellos inaudibles-, el papel del azar en la composición o la generación de sonido a partir de osciladores electrónicos. Por si fuera poco, hacia el final del libro, el autor presenta una máquina denominada “Electro Compositor Musical” con la que es posible programar y generar música eléctrica.

Como hemos citado, a través de estas páginas Castillejo demuestra amplios conocimientos de electricidad y la aplicación de válvulas de vació en la construcción de amplificadores y osciladores. Así mismo está bien informado de lo que se hace fuera de España tanto en acústica como en instrumentos electrónicos. Cita varias veces a Helmholtz, que es el pilar fundamental de la fisiología de la audición y uno de los impulsores de la acústica como ciencia. De igual forma conoce la existencia del Theremin (1917), el generador de ondas Martenot (1928), el órgano de Givelet (1930) y el Trautonium (1930), entre otros instrumentos. Incluso cita de soslayo la generación de ondas mediante rotores o ruedas, que es la base los legendarios Telharmonium (1897) y órgano Hammond (1935). En este sentido, el poso de conocimiento técnico y dominio de la materia que posee Castillejo queda ensombrecido por el uso -y abuso- de una prosa excesivamente recargada de entusiasmo y ensoñación, más propia de un adolescente que de un inventor que intenta promocionar sus patentes y comunicar sus ideas con claridad y sin rodeos. Quizás este aspecto le restó credibilidad en su tiempo.

El origen del Electro Compositor se sitúa al principio de los años 30, una década antes de la publicación del libro. En varios párrafos queda constancia de que ya en aquella época Castillejo hacía demostraciones de su invento a personajes de cierta relevancia y solvencia técnica. Estos datos son importantes para avalar la existencia de, al menos, un prototipo operativo del Electro Compositor Musical. Castillejo nos recuerda que “Era el año 33. Un señor de alta categoría se halla sentado junto a nosotros. Su elevada cultura y su técnica en radio queda ensalzada al decir que se trata del muy insigne Director de Unión Radio Valencia, don Enrique Valor. Atentamente escucha aquella orquesta eléctrica. Para él no hubiera sido secreto complicado el funcionamiento de la misma, pero, el trámite de patentes nos obligaba a ser parcos en manifestaciones”

Esa reserva y parquedad en detalles es el motivo de que apenas conozcamos nada sobre la etapa de generación de sonido. No queda claro el número de osciladores y tipo que componen el Electro Compositor ni como trabajan. Aunque Castillejo se refiere a que es posible crear infinitos sonidos, desconocemos si está empleando un esquema clásico de síntesis aditiva a partir de formas senoidales básicas. Como conocedor de la obra de Helmholtz es probable que pensara en ello aunque no tenemos certeza de su implementación efectiva.

Si observamos el diagrama del Electro Compositor que se incluye en el libro, identificamos con claridad un panel superior que se emplea para el ajuste y/o programación del equipo. A la derecha de esta matriz se aprecia lo que parece un conjunto de 23 resistencias montadas en serie alimentadas en el extremo inferior por un transformador y un circuito rectificador. Por la simbología empleada estas resistencias bien podrían ser variables, tipo potenciómetro. Estos potenciómetros montados en serie nos permiten establecer un voltaje específico en cada una de las 23 líneas o ramas horizontales. A continuación, mediante el desplazamiento vertical de un cursor, podemos derivar hacia 33 posibles circuitos el voltaje “programado” en cada rama. A partir de aquí parece evidente que con cada uno de estos voltajes se actúa sobre parámetros de los osciladores controlando la frecuencia y la amplitud. Sin lugar a dudas, el “panel de control” propuesto por Castillejo es imaginativo y, salvando las distancias, nos recuerda a las matrices de configuración de los sintetizadores analógicos VC-3 (1969) y Synti (1971), ambos de la firma EMS.

Una vez resuelto (o mejor dicho, imaginado) como se controlan los osciladores llega la etapa de “generación espontánea” de música, es decir, el control de aspectos compositivos como el tempo, el ritmo, armonías y otros giros del desarrollo de la obra. Para este propósito el Electro Compositor Musical utiliza un mecanismo jerárquico de motores donde un motor maestro, a lo largo del recorrido de su eje, cierra selectivamente circuitos que activan motores auxiliares encargados de derivar hacia los circuitos osciladores las tensiones que programamos anteriormente. Castillejo, en la descripción del motor maestro nos dice que gira a una velocidad 80 rpm y que, a lo largo de su giro recorre un círculo de contactos configurable. Según sus palabras “La distribución de estos contactos influye en el aire o género de música que pretendamos que ejecute el aparato; pues bien podremos distribuirlos en triángulo (compás de 3 por 4), en cuadrilátero, pentágono, hexágono etc., inscritos en el círculo. Al tocar la escobilla en su recorrido a dichos contactos, se cierra el circuito de otro motor cuyas características corresponden a las de los motores de unas 3.000 revoluciones por minuto”. Si echamos un nuevo vistazo al diagrama del Electro Compositor vemos con claridad el motor maestro (etiquetado como nº1 Ritmo), selector de sonidos, selector de tiempo y motor combinador de notas  (etiquetado como nº 13). A continuación Castillejo menciona la existencia de una etapa -no la describe para no complicar- de “vibradores mecánicos y excéntricas para ciertos efectos vibratos, gorjeos, trinos, etc.”.

Castillejo reconoce que el Electro Compositor tiene algunas limitaciones porque “existe una dificultad casi insuperable en proporcionar voltaje muy estable al consumo variado de cada momento por la diversa intervención de mayor menor número de notas musicales”. Además suponemos que la inercia durante el arranque y parada de los motores auxiliares induciría efectos sonoros no deseados.

Después de esta breve descripción podemos intuir que el Electro Compositor Musical podría emparentarse lejanamente con una caja de ritmos, o más específicamente con el módulo arpegiador de un sintetizador. Siempre nos quedará la duda de como sonaba. De lo que no hay duda es que el Electro Compositor Musical de Juan García Castillejo es un hito de la tecnología electrónica puesta al servicio de la música.

Espero que disfrutéis del libro y, si habéis perdió el sentido de la maravilla, lo encontréis leyendo a Castillejo.

[Descargar libro]

Sonikas XI, 21 y 22 de diciembre

diciembre 6, 2013 on 12:24 pm | In sonikas | No Comments

Sonikas 11Sábado, 21 de diciembre
20:00. Daniel del Rio
21:00. Giuseppe Ielasi (Senufo Editions, IT)

Sábado, 22 de diciembre
20:00. j.l.maire
21:00. toy.bizarre (Kaon-FR)

Centro Cultura Pilar Miró – entrada libre
Plaza Antonio María Segovia s/n
Vallecas Villa – Madrid [mapa google]
Organizan: Vallecas Todo Cultura, Asociación CRC

Consulta programa y localización en CRC

 

 

 

Comunicaciones por Fibra Óptica. Fundamentos y Conceptos

noviembre 16, 2013 on 7:52 pm | In descarga textos pdf, fisica, matemáticas, telecomunicaciones | No Comments

Adolfo García Yagüe – Noviembre 2013 – Telnet Redes Inteligentes, S. A.

[Descargar ponencia]

Como hemos comentado en entradas anteriores, la fibra óptica está entrando en nuestros hogares de manera progresiva. Con esta escusa, es un buen momento para repasar los fundamentos básicos que hacen posible las comunicaciones por fibra.

Agenda

Geometría y Fibra Óptica

  • Naturaleza de la luz
  • Óptica geométrica
  • Refracción
  • Reflexión
  • Ángulo límite
  • Reflexión interna total
  • Fibra óptica
  • Apertura numérica
  • Tipos de fibra óptica
  • Fabricación de fibras ópticas

Ondas, Electromagnetismo y Fotones

  • Teoría ondulatoria
  • Características de una onda
  • Experimento de Young
  • Espectro electromagnético
  • Onda electromagnética
  • Polaridad de una onda electromagnética
  • Teoría cuántica de la luz
  • Efecto fotoeléctrico y la absorción
  • Emisión estimulada
  • Láser

Atenuación y Dispersión

  • Fenómeno de atenuación
  • Atenuación y decibelios
  • Relación entre dBm y mW
  • Atenuación por absorción
  • Atenuación de Rayleigh
  • Atenuación por irregularidades geométrica
  • Fenómenos de dispersión
  • Dispersión modal
  • Dispersión cromática
  • Perfil de dispersión y sus efectos
  • Dispersión por polarización modal (PMD)
  • Valor máximo de PMD

Tipos de Fibra Óptica

  • Fibras Multimodo
  • G.652
  • G.653 y G.654
  • G.655 y G.656
  • G.657.A
  • G.657.B

[Descargar ponencia]

Actividades décimo aniversario Sonikas

noviembre 27, 2012 on 3:40 pm | In sonikas | No Comments

Los días 7 y 8 de diciembre a las 21h tendrá lugar en el Centro Cultural Pilar Miró una nueva cita de Sonikas como colofón de las actividades del décimo aniversario. Para la ocasión contamos con las actuaciones de Sergio Luque (México) y Robert Hampson (Reino Unido).

Sergio Luque es un compositor de música vocal, instrumental y electroacústica. Posee un doctorado en composición musical de la Universidad de Birmingham, donde estudia con Jonty Harrison y Scott Wilson, y es miembro de BEAST (Birmingham Electroacoustic Sound Theatre). Durante su doctorado, trabajó en el desarrollo de la síntesis estocástica de Iannis Xenakis. [+info sergioluque.com]

El guitarrista británico Robert Hampson es socio fundador de la mítica banda de Rock “Loop”, en 1985. Tras la disolución de Loop en 1991, Hampson forma “Main” con el también guitarrista de “Loop”, Scott Dowson. Empiezan a experimentar con las texturas de la guitarra combinándolas con sonidos improvisados, abstractos y concretos usando micrófonos de contacto y feedbacks; grabados y manipulados en cintas analógicas. [+info www.roberthampson.com]

Consulta programa y localización en CRC

GPON. Introducción y Conceptos Generales

noviembre 20, 2012 on 5:43 am | In descarga textos pdf, telecomunicaciones | 1 Comment

Adolfo García Yagüe – Noviembre 2012 – Telnet Redes Inteligentes, S. A.

[Descargar ponencia]

GPON es una la tecnología sobre la que importantes operadores del mundo están iniciando una nueva etapa en la prestación de servicios sobre fibra óptica a usuarios residenciales (FTTH o fibra hasta el hogar). Esta ponencia es una introducción de los conceptos y funcionalidades más relevantes del GPON.

Telnet Redes Inteligentes ofrece a sus clientes un portfolio completo de soluciones y servicios GPON: Equipos activos OLTs, ONTs y extensores de alcance GPON. Cable de fibra óptica, splitters ópticos y otros elementos pasivos. Instrumentación de análisis GPON Tester y GPON Doctor, además de un conjunto de servicios profesionales que cubren desde la formación hasta la consultoría de despliegue y explotación de red.

Agenda

Introducción

  • Algo de terminología
  • Topología de una red GPON
  • Video RF sobre una red PON
  • Aspectos diferenciales de GPON
  • ¿Qué hay de nuevo en GPON?
  • Recomendaciones y Technical Report
  • Transporte y servicios GPON
  • Arquitectura GPON

Nivel Óptico

  • Asignación de espectro óptico
  • Rangos de atenuación GPON y XG-PON
  • Parámetros Ópticos de una red GPON B+
  • Presupuesto óptico y distancia
  • Ejemplo de cálculo distancia máxima 1:64
  • Acerca de las reflexiones en GPON
  • Certificación del Nivel Óptico con GPON Tester

Nivel Transporte

  • Canal descendente o downstream
  • Tramas GTC
  • Transporte en el canal descendente
  • Transporte GEM en canal descendente
  • PLOAM (Physical Layer OAM)
  • Mensajes PLOAMd en canal descendente
  • Canal ascendente o upstream
  • Acceso al medio y QoS. Interior de la ONT
  • Acceso al medio y QoS. Interacción ONT y OLT
  • BWmap y asignación de Alloc-ID
  • Transporte en el canal ascendente
  • Mensajes PLOAMu en canal ascendente
  • Proceso de activación de una ONU
  • Sincronización y Ecualización de ONUs
  • Certificación del Nivel de Transporte con GPON Tester

Gestión

  • ONT Management and Control Interface (OMCI)
  • Creación del canal OMCC
  • Transporte OMCI
  • Modelo Entidad/Relación
  • Análisis de redes GPON con GPON Doctor

[Descargar ponencia]

Internet de las Cosas y M2M

octubre 16, 2012 on 2:50 pm | In m2m, internet de las cosas, telecomunicaciones | No Comments

Adolfo García Yagüe | Si hacemos caso de las predicciones de compañías como Intel, se estima que en el año 2020 habrá 31.000 millones de “cosas” o dispositivos conectados a Internet. Semejante cifra supone una revolución superior a la propia Internet, o la que estamos viviendo con la telefonía móvil. Sin lugar a dudas, algo tan descomunal cambiará nuestras vidas.

Conceptualmente, “Internet de las Cosas” no es algo tan novedoso. A fin de cuentas se trata de conectar un dispositivo a otro a través de una red de datos. Recuerda, no son personas las que se conectan entre sí, son máquinas. De ahí deriva el nombre de M2M (Machine to Machine). Podemos encontrar múltiples ejemplos de M2M a nuestro alrededor: desde aplicaciones domóticas, como las alarmas domésticas que conectan con una compañía de seguridad, hasta los sistemas de control de flotas de vehículos empleados por las empresas de logística.

¿Qué es lo que ha cambiado?

Sin pretender ser exhaustivo me centraré en tres aspectos que están cimentando esta nueva revolución. El primero y más evidente concierne al abaratamiento de los circuitos integrados o chips, su miniaturización e incremento de potencia y prestaciones.  Hoy en día, en apenas dos centímetros cuadrados, es posible integrar un ordenador completo con un sistema operativo embebido junto a un módulo de comunicaciones. Todo por unos pocos euros.  Esto supone que es posible construir dispositivos muy inteligentes y baratos por poco dinero.

Otra de las novedades es la madurez de tecnologías inalambricas como Zigbee. Esta tecnología, además de tener un bajo consumo de energía, permite desarrollar topologías de red malladas y así garantizar múltiples rutas hacia el destino. En su defecto es importante conocer que es una tecnología de comunicaciones pensada para enviar poca cantidad de datos (máximo 250 Kbps) a distancias inferiores a 100m. Como veremos más adelante, la adopción por parte de las compañías eléctricas de otras tecnologías de comunicaciones M2M, como PRIME y Meters and More, también están haciendo posible el desarrollo de la Internet de las Cosas.

No podemos olvidarnos de la importancia de IP versión 6 en esta revolución. Gracias a esta evolución del protocolo el número de direcciones IP parece ilimitado. Es decir, prácticamente cualquier cosa de este planeta puede tener su propia dirección IP. Para hacernos una idea, según Wikipedia, con IPv6 disponemos de 340 sextillones de direcciones o lo que es lo mismo, 670 mil billones de direcciones IP por milímetro cuadrado de la superficie de La Tierra. En fin, mi cabeza no da para imaginar tantas IPs…

Aplicaciones M2M
Cualquier tecnología sin una aplicación y un modelo de negocio que la aproveche tiene poco futuro. Internet de las Cosas ofrece un sinfín de aplicaciones, alguna de ellas promete hacernos la vida más fácil. Además, al igual que sucede con Internet, el mundo M2M ofrece un ecosistema repleto de oportunidades donde emprendedores y grandes empresas pueden participar. Para ilustrar este punto comentaré brevemente alguna de estas aplicaciones:

eSalud. Las enfermedades del corazón son la primera causa de muertes en el mundo. Los pacientes con alguna dolencia cardiaca o grupos de riesgo han de someterse a pruebas diagnósticas periódicas que faciliten al profesional médico conocer la evolución de su corazón. Alguna de estas pruebas, como el electrocardiograma, aporta información sobre el corazón y su funcionamiento a través de la interpretación de la actividad eléctrica que se registra en la superficie de nuestro cuerpo.

En el mercado ya existen dispositivos de tamaño reducido capaces de  medir la actividad cardiaca. A través de un dispositivo intermedio, como un teléfono móvil, es posible enviar la información que capta el sensor a un centro de asistencia médica. Allí, de una manera desatendida, un sistema puede supervisar –en tiempo real- las constantes vitales del miles de pacientes y advertir de manera inmediata que algo va mal. Por supuesto, toda esta información estaría disponible para que el cardiólogo haga un estrecho seguimiento de sus pacientes.  Pensemos en personas que han sufrido un accidente cardiovascular, grupos de riesgo como hipertensos, ancianos, deportistas profesionales, o aquellos que llevan años sin hacer nada de deporte y un día deciden que van a competir en los próximos juegos olímpicos…

Smart Metering. Como todos sabéis, el consumo que hacemos de electricidad, agua y gas se registra en un contador que puede estar en el interior de nuestra vivienda o en un armario común a la comunidad de vecinos. En ambos casos la lectura de consumos la hace, comúnmente, un operario que revisa el contador y anota las medidas. En otras ocasiones, si no se puede hacer esa lectura de manera presencial, las compañías se fían de los datos que nosotros les facilitemos o incluso estiman nuestro consumo haciendo una media de medidas previas. En cualquier caso este sistema es poco eficiente y costoso.

¿Por qué no dotar a cada contador de agua, luz y gas de un dispositivo que tome las medidas y las envíe al centro de datos del proveedor? La tecnología existe y solo falta desplegarla de manera masiva. A nivel europeo se han publicado diversas directivas que apuntan en esta dirección, siendo responsabilidad de cada país la hoja de ruta para la modernización gradual de toda la planta de contadores. En España,  según la orden ITC/3820/2007, antes del 31 de diciembre del 2018 el consumo eléctrico en instalaciones inferiores a 15 Kw serán telegestionadas. Para este propósito Endesa y Enel han desarrollado la tecnología Meters and More, mientras que Iberdrola ha impulsado PRIME.

Smart Cities. Gestión del tráfico, disponibilidad de plazas de aparcamiento, control de la calidad del aire o la gestión del alumbrado público son solo alguna de las aplicaciones M2M susceptibles de ser desarrolladas en las ciudades. En todas ellas el principio es básicamente el mismo: Un dispositivo equipado con un sensor es capaz de medir un parámetro como la densidad de tráfico; la presencia o no de un coche en una plaza de aparcamiento; el monóxido de carbono y otros gases tóxicos; o el nivel luminoso. Estos dispositivos establecen redes malladas a través de las que envían los datos a uno de los sensores que desempeña el papel de maestro. Este dispositivo maestro es responsable de agregar y enviar la información que recibe de los sensores que de él dependen a un dentro de datos. Habitualmente, la comunicación entre el maestro y el centro de datos se realiza a través de la red de telefonía móvil mediante GPRS.

Supongamos aplicaciones accesibles a través de nuestro teléfono móvil que nos informen de la disponibilidad de plazas de aparcamiento antes de aventurarnos en una zona y desesperarnos en una búsqueda inútil. Pensemos que nuestro GPS nos informe en tiempo real del estado de congestión de las carreteras. Conozcamos, antes de salir a la calle, cual es la calidad del aire y del índice de agentes alérgenos. Bajemos la factura del consumo eléctrico que dedica cada ayuntamiento en la iluminación, adecuando el funcionamiento de las farolas al nivel de luminosidad ambiental o, incluso, a la presencia o no de peatones.

Smart Grids. Uno de los grandes retos tecnológicos de este siglo es, sin lugar a dudas, ajustar la demanda de energía con la capacidad de producción y distribución de las compañías eléctricas. Factores como la proliferación de pequeños centros productores de tipo renovable o la irrupción del coche eléctrico están acelerando la transformación de las redes eléctricas. La idea no es otra que transportar la energía allí donde se necesite, autoabastecerse y evitar comprar energía a otros países, además ofrecer a los usuarios -a mejor precio- el excedente energético. Los retos anteriores solo son abordables si la red eléctrica es inteligente de extremo a extremo. Es decir, desde el consumidor hasta los centros de producción. Una vez más, esta inteligencia será posible gracias a dispositivos capaces de informar sobre nuestras pautas de consumo eléctrico, o dispositivos embarcados en nuestros vehículos que adviertan sobre el estado de carga de las baterías. Por otra parte, los centros productores informarán a las compañías de distribución sobre su capacidad de generación. A partir de toda la información anterior, las compañías eléctricas pueden indicarnos el punto de carga más próximo donde podemos acudir con nuestro coche. También pueden ofertarnos -vía móvil- una tarifa especial para el consumo que hagamos en las próximas horas, y así aprovechar para poner en marcha la lavadora o el lavavajillas, por ejemplo.

Prevención de incendios. La humedad relativa, la velocidad del viento y la temperatura son tres parámetros clave para evaluar el riesgo de incendio forestal. Si ya se ha producido el fuego podemos activar alertas tempranas al detectar en el aire la presencia de monóxido y dióxido de carbono. Ya existen pequeños proyectos pilotos en los que decenas de sensores vigilan nuestros bosques e informan de la más mínima anomalía. España no puede esperar más tiempo para hacer despliegues -a gran escala- de esta tecnología. Una iniciativa así contribuiría a proteger nuestro espacio forestal, además de impulsar la innovación en un campo como el que hemos comentado.

Aquí os dejo la primera entrega sobre el apasionante mundo de M2M. Espero que tras su lectura os estimule a pensar más aplicaciones. En la próxima entrega hablaré de arquitecturas de red M2M y daré algunas pistas para que te pongas manos a la obra.

Sonikas X, del 26 al 28 de Octubre

octubre 10, 2012 on 3:43 pm | In sonikas | No Comments

Sonikas ha cumplido una década. Durante este tiempo hemos intentando ofrecer propuestas diferentes que se sitúan en algún punto entre el arte sonoro, la experimentación pura y la música electrónica. Al hacer un repaso de estos años y los más de 60 proyectos presentados en Sonikas creemos que, en la medida de nuestras posibilidades, hemos logrado habilitar un espacio único en el que artista y público comparten algo más que una sala, cuatro paredes y media docena de altavoces.

Este pequeño milagro ha sido posible gracias al talento de los artistas que nos han visitado y, sobre todo, gracias al entusiasmo de un público que nos ha acompañado año tras año. En este capítulo también queremos recordar a toda la gente que ha colaborado de una u otra forma en la consecución de Sonikas. No habríamos podido llegar hasta aquí sin el esfuerzo desinteresado de gente como Cástor Bóveda, Javier Duero, el equipo gestor del Centro Cultural Pilar Miró y de sus técnicos de sonido, Rodri y Juan Antonio.

La décima edición es un monográfico de artistas españoles. Este proyecto nos llevaba rondando en la cabeza desde hace tiempo y ahora, por fin, se materializará. Como quedará de manifiesto el fin de semana del 26 de octubre, en España hay una “escena” experimental de nivel internacional que merece ser reivindicada.

Os esperamos.-

Consulta programa y localización en CRC

Página siguiente »


(c) 2000-2014 Ccäpitalia.net - Se autoriza el uso según terminos Creative Commons BY-NC-SA
Powered by WordPress