La Experiencia de la Escucha

diciembre 22, 2016 on 6:27 pm | In arte sonoro, galería de imágenes, sonikas | No Comments

Qué te inviten a hablar de tu proyecto es estupendo, que además te ofrezcan la posibilidad de traer a un artista para que comparta su obra es extraordinario. Así ha sido la oportunidad que nos ha brindado José Luis Espejo en el marco de su ciclo Arrecife. A través de esta iniciativa se pretende que distintos colectivos madrileños podamos exponer nuestra trayectoria e invitemos a un artista representativo -para nosotros- a dar un concierto en el auditorio CentroCentro del Ayuntamiento de Madrid. Nosotros, la Asociación CRC, no tardamos en tenerlo claro: artista invitada Natasha Barret.

Más difícil fue resumir lo que hemos hecho durante los últimos 14 años. No obstante, a veces el Power Point puede resultar una útil herramienta psicoanalítica. Es sorprendente que, sin pretenderlo, te lleve a conclusiones sobre tu personalidad. En nuestra particular sesión de psicoanálisis acuñamos el término “La Experiencia de la Escucha” como la frase que mejor resume y define nuestra actividad…

El proyecto de la Asociación Cultural CRC nació, como la mayoría de las grandes ideas, en la barra de un Bar. En nuestro caso fue en Radar (Electronic Sounds Bar). Allí se cruzaron nuestros caminos y allí planeamos el Tendencias Post-Digitales. En aquella cita en el Colegio Mayor San Juan Evangelista tuvimos la oportunidad de medir nuestras fuerzas y poner a prueba la capacidad de trabajo en equipo. Fue un pequeño éxito del que salimos con buenas sensaciones y con ganas de hacer más cosas. Fue en ese momento cuando coincidimos con Alfonso Pomeda y pusimos en marcha los Klangmaschine. A través de estos eventos y de toda la experiencia acumulada en las actividades que programaba el Radar, constatamos que era necesario “mover” ciertas propuestas hacia espacios donde la Experiencia de la Escucha fuera plena.

Para nosotros la Experiencia de la Escucha sería algo parecido a lo que sientes cuando estás en el salón de tu casa, desconectado y sumergido en el sonido, sin distracciones, a oscuras. Solo estás tú y el sonido que sale de tus altavoces. Ahora, a este momento perfecto, añade un sistema de audio cuadrafónico y abre espacio en el salón para que el artista toque a tu lado. Eso es la Experiencia de la Escucha. Es una experiencia acústica inmersiva, irrepetible y en tiempo real. Y eso es lo que hemos venido intentando llevar a la práctica a través de los 14 Sonikas.

Evidentemente, lo anterior sería imposible sin la buena disposición del público y el trabajo del artista. Por esa razón en esta ecuación nos gusta considerarnos como un elemento facilitador. Para ello nos esforzamos en comprender la naturaleza de la obra y cuales son los requerimientos acústicos del artista. A partir de aquí hacemos todo lo posible para que salte esa chispa mágica e invisible que conecta al artista con el público.

Tras 14 ediciones, una de las cuales (la décima) tuvo una jornada más, hemos de hacer un balance positivo. Por una parte hemos logrado el reconocimiento de gran número de artistas de la escena experimental nacional e internacional. Esto nos permite poder escoger a quien invitamos, algo que no siempre es fácil. Por otro lado, creemos que hemos logrado posicionar el festival Sonikas en el sitio en el que siempre hemos querido estar: En los límites de la periferia. Es decir, nos gusta explorar los terrenos sonoros más escarpados y arriesgados. Por último, en este viaje, a nuestro alrededor, nos sentimos acompañados de un público magnífico.

¡Gracias a tod@s!

[descargar presentación Arrecife | visitar galería de fotos]

Primeros pasos del fonógrafo Edison en España

diciembre 7, 2016 on 8:00 pm | In arte sonoro | No Comments

Ayer, mientras visitaba en la Fundación Telefónica la exposición “1, 2, 3 ¡Grabando!”, al ver los fonógrafos Edison con los que se inicia la muestra, recordé que no muy lejos de allí, en el número 10 de la calle Montera, en 1894, existió un gabinete donde los clientes podían disfrutar de la escucha de grabaciones. Alguna revista de la época dio cuenta de aquella iniciativa denominada “El Espectáculo Científico” del Sr. Pertierra.

Os dejo la noticia y el grabado del Salón del Sr. Pertierra que apareció publicado en “La Ilustración Española y Americana”, el 22 de mayo de 1894. A continuación he incluido una pequeña nota de prensa que apareció al año siguiente “La Ibérica”.

1894 - El espectáculo científico del Sr. Pertierra

La Ilustración Española y Americana, 22 de mayo 1894. Edison llama al fonógrafo su hijo predilecto, y con razón puede envanecerse de él, con ser tantas y tan grandes sus glorias de inventor. Precedentes tuvo, que no hay invención ni descubrimiento que no los tenga, de modo que á cada inventor se le pueden señalar siempre sus precursores. Entre éstos hay siempre poetas, Lope de Vega adivinó el telégrafo el día que escribió aquellos admirables versos:

Con la rapidez del rayo
Las noticias han venido,
Y quién sabe algún día
Vendrán con el rayo mismo.

Villarroel predijo la Revolución francesa, y Cirano de Begerae presintió el fonógrafo, al describir, en su Historia cómica de los Estados e Imperios de la Luna, aquel libro que se leía con los oídos, pues en vez de letras tenía sonidos.

Hoy tenemos libros de estos merced á Edison, quien en 1887 nos dio el primer modelo de su ingeniosísimo aparato, y el 1889 el modelo perfeccionado que puede verse en el salón del Sr. Pertierra. El primitivo fonógrafo era un cilindro de madera rodeado de una capa de estaño, en la que cierto estilete, sujeto á una membrana vibrante, dejaba marcada la huella. El actual es también cilíndrico, pero hecho de cera, y por estilete tiene un rubí adherido al tambor-placa resonante. En el primero transmitía el movimiento con un pedal, y en éste por la electricidad, dando uniformidad al movimiento un árbol de espiral de paso de tornillo de décima de milímetro.

Quizás el principal vulgarizador del fonógrafo en España ha sido el Sr. Pertierra, dueño del Espectáculo Científico de la calle Montera, núm. 10, en el que este asombroso aparato se halla instalado como corresponde á su grandeza. Está colocado sobre una vitrina, entre dos estatuas que sostienen dos luces eléctricas, y de él parte un tubo que transforma el sonido-voz hablada, canto, orquesta, etc… á diez y seis tubitos más que terminan en dos auditores de caucho ó cristal, los cuales se aplica á los oídos el público colocado alrededor de una barandilla cubierta de peluche. En medio ser ve un hermoso busto de una mujer en actitud de escuchar. Finalmente, al medio de un lienzo del salón está el retrato de Edison, que parece presidir el acto.

Por este salón ha pasado medio Madrid, y el fonógrafo conserva la voz de distinguidos artistas, y hasta de algún orador de nuestro Congreso.  

1878 - Edison y su fonógrafo

La Ibérica, 22 de mayo 1894. Continúa tan favorecido por el público como el año anterior, el fonógrafo establecido por el Sr. Pertierra en la calle de la Montera, 10.

Son muy del agrado del auditorio las jotas cantadas por el famoso Royo del Rabal, de Zaragoza, y las pintorescas vistas del Panorama Imperial.

El Sr. Pertierra se ocupa estos días en aumentar, con cilindros impresionadas con la voz de cantantes notables, la ya rica colección que posee.

 

Por último, es menester recordar que la primera exhibición pública del fonógrafo Edison en España se sitúa en el Ateneo libre de Cataluña el 12 de septiembre de 1878, apenas un año después de su invención. Este histórico evento fue recogido en las páginas del semanario “La Academia” el 30 de octubre del mismo año.

1878 - Presentación del fonógrafo en el Ateneo Libre de Cataluña

La Academia, 30 de octubre 1878. El día 12 de Setiembre el salón del Ateneo libre de Cataluña estaba lleno por completo de personas ávidas de conocer el más sorprendente de los invento del norteamericano Thomas A. Edison. Aquella noche, por primera vez en España, se practicaron pruebas completas en el fonógrafo.

Nuestros lectores conocen ya el aparato. Es sencillo, casi infantil. Un amigo nuestro, entre el asombro que le produjo el oírlo, decía expresivamente: “Si lo hubiese inventado un parisiense, hubiera hecho de él una muñeca que hubiera sido la novedad del día de año nuevo.”

Se compone sólo de tres partes esenciales. Una membrana que vibra, un estilete unido á la membrana que imprime las vibraciones y un papel de estaño que recibe la impresión. Las demás partes son accesorias. El modo de funcionar es más sencillo todavía. Los sonidos, que se dirigen directamente á la membrana, lo ponen en vibración, y ella á su vez hace vibrar el estilete. La punta de este descansa en el papel de estaño, que va pasando, y, al pasar, recibe, por el movimiento del estilete, ranuras más o menos profundas, que aparecen como una línea de puntos. Impreso ya el papel de estaño, basta colocarlo de nuevo en la situación que tenía al empezar la operación y repetir el mismo movimiento. El estilete que descansa sobre el papel se ve obligado á seguir de nuevo las ranuras producidas, lo que comunica á la membrana un movimiento vibratorio igual exactamente al que hizo anteriormente y, como es natural, se reproducen los sonidos impresos.

El tan ilustrado como modesto físico y constructor de aparatos en Barcelona, D. Tomás Dalamau, dirigió los experimentos, además de presentar el aparato de Edison con varias modificaciones, entre la que es notable la de sustituir el mecanismo de relojería que tiene para dar movimiento al cilindro que lleva el papel de estaño, por una maquinita electro-motor Gramme, con lo que se consigue mayor constancia, regularidad y duración de la marcha de la plancha fonográfica. En la velada que describimos se probaron membranas de acero, de marfil y hasta de pino, y todas dieron excelentes resultados.

Los experimentos que se hicieron fueron de palabra hablada y de canto vocal é instrumental, á solo y á duo, pues que el maravilloso aparato con un solo estilete y una sola membrana reproduce exactamente la armonía, habiendo dado todos satisfactorios resultados. Los profesores músicos que estaban presentes notaron con asombre que cada vez que la membrana no puede reproducir una nota por demasiado aguda, cual si fuere un ser inteligente y conociera las leyes de contrapunto, da la misma nota baja de una octava cabal.

Hízose hablar al fonógrafo en castellano, en catalán, en gallego, en francés, en alemán y en inglés. Hízosele cantar seguidillas españolas, y trozos de los principales maestros, y con la misma fidelidad reprodujo los picarescos cantares de nuestras zarzuelas, que el aria de Rosina en el Barbero, el de de Norma y Adalgisa y el bajo y barítono en los Puritano.

Tomaron parte en la experimentación las distinguidas señorías de Werhle y de Rovira, el tenor Sr. Rincón, el bajo Sr. Puiggener, á todos lo que y al fonógrafo acompañó al piano el profesor Sr. Mayol.

Todas las personas que asistieron á la velada, entre las que se distinguía el Excmo. Sr. Capitán general Cataluña, Sr. Blanco y varios señores catedráticos, se asociaron con entusiasmo al mensaje que el Ateneo libro mandó al célebre Edison, expresándole la admiración que siente por su genio; siendo de notar que el mensaje se le mandó en un plancha fonográfica, que colocada en su aparato en Norte América, le dejará oír la voz de los que desde España le felicitan. Será quizá la primera vez que se habrá verificado lo que hace un año hubiéramos creído absurdo.

Semanario La Academia, 30 de Octubre 1878 - Fonógrafo EdisonEl célebre genio, cuyo retrato lleva nuestra página primera, nació en febrero de 1847 en el condado de Eire (Ohio), y ya desde su adolescencia manifestó vivísima vacación por las ciencias físicas, empezando en tan temprana edad á dar pruebas de su extraordinaria potencia creatriz. Sus primeras invenciones fueron consagradas á perfeccionar los aparatos telegráficos, debíendosele el stock-telegraph, que trasmite los números con mucha mayor rapidez que el sistema Morse; el cuádruple telégrafo, que permite expedir a la vez y por un mismo hilo cuatro despachos, y finalmente, el electro-motografo, en una simple combinación química suple al empleo del magnetismo. Con tal continuidad y en número tan asombroso (pues pasan ya de 150) han ido sucediéndose los partos de tan fecundo genio, que su enumeración completa requeriría registro perpetuo. Entre sus invento recientes sobresalen la pluma eléctrica, el fonógrafo (de cuyas aplicaciones y descripción nos ocupamos en el presente número al reseñar la sesión experimental celebrada en el Ateneo libre de Cataluña), me megáfono, el aerófono y el electro-tarimetro. La noticia de palpitante actualidad trasmitida por la prensa de Nueva York relativa á su último descubrimiento sobre la aplicación de electricidad á los alumbrados público y doméstico por la subdivisión del foco en millares de luces ha causado honda sensación en los mercados europeos y áun cuando el asunto está sub-judice, y no falta quien se empeñe en desvirtuarlo, no creemos que deba rechazarse sus posibilidad, mayormente tratándose de atleta de la inteligencia que nos tiene acostumbrados á ver traducido en hecho práctico lo que ántes á duras penas hubiera osado imaginar la más soñadora fantasía.

Sonikas 14 en imágenes y…. una cita el 21 de diciembre

diciembre 5, 2016 on 1:40 pm | In arte sonoro, galería de imágenes, sonikas | No Comments

La gran calidad de los artistas invitados, una excelente respuesta del público y, por supuesto, el apoyo de todo el equipo del Centro Cultural Lope de Vega, hicieron posible, un año más, el Sonikas. Gracias a todos.

Aquí os dejamos unas imágenes de lo que pasó.

Elias Merino en Sonikas 14 (3 de diciembre 2016)

Aprovechamos para recordar que el próximo día 21 de diciembre, a las 19:30h, estaremos en el Auditorio del Ayuntamiento de Madrid (Plaza Cibeles) hablando sobre el proyecto de la Asociación CRC y Sonikas. Tras esta pequeña exposición presentaremos la actuación de Natascha Barrett, una artista que nos visitó en el Sonikas de 2009.

Esta actividad se enmarca dentro del ciclo Arrecife y es comisariado por José Luis Espejo. A través de este ciclo se pretende la difusión de la experimentación sonora. Con periodicidad mensual se nos brinda a distintos colectivos de Madrid la posibilidad de exponer nuestra trayectoria. A su vez, cada uno de los participantes, invitamos a un artista que haya sido representativo para nosotros.

[+ info www.madrid.es]

Os esperamos.

Decimocuarta edición de Sonikas, 3 y 4 diciembre 2016

noviembre 1, 2016 on 7:05 pm | In arte sonoro, sonikas | No Comments

Tras nueve ediciones de Sonikas en el Centro Cultural Pilar Miró, este año nos movemos. Fieles a los orígenes del festival no abandonamos Vallecas. La decimocuarta edición de Sonikas tendrá lugar en el Centro Cultural Lope de Vega que está situado en el barrio de Entrevías.

Sábado 3

Domingo 4

Sonikas 14Después de diez eventos, el Pilar Miró lo teníamos controlado y su acústica era excelente. Tras las pruebas de sonido que hemos hecho en el Lope de Vega creemos que estará a la altura. No obstante, quizás, haya algún detalle que se nos escape. Si es así, os pedimos indulgencia y compresión. En lo que seguro que vamos a salir ganado es en la accesibilidad al Centro. Como sabéis, el barrio de Entrevías se encuentra mejor situado y la comunicación desde el centro de Madrid es más sencilla. A escasos metros del Lope de Vega hay una parada de autobús de la EMT -el número 102- que conecta con Atocha en 20 minutos. Otra opción es el tren de cercanías de Renfe. En este caso la comunicación con Atocha es de apenas 5 minutos pero hay un pequeño paseo de 10 minutos desde la estación de Entrevías hasta el Lope de Vega. Si optáis por transporte privado la entrada que aconsejamos es la que se hace por la calle Méndez Álvaro. Tras entrar en Entrevías por esa ruta el Centro se encuentra a menos 500 metros, a la derecha, totalmente visible.

Otra buena noticia es que año volvemos a la gratuidad que nos ha caracterizado desde siempre.

Más información sobre los artístas en www.ccapitalia.net/crc

La Música Eléctrica del Cura Castillejo

diciembre 8, 2013 on 1:22 pm | In arte sonoro, descarga textos pdf, música electrónica, telecomunicaciones | No Comments

por Adolfo García Yagüe

[Descargar libro]

Pese a la percepción que podamos tener, en la España de la primera mitad del siglo XX -e  incluso antes- existieron antecedentes de lo que hoy llamaríamos arte sonoro y experimentación electrónica. Como atestiguan las crónicas periodísticas y publicaciones de antaño, apenas transcendieron de la anécdota y la curiosidad técnica. No obstante, además del interés histórico, merece la pena hacer memoria como reconocimiento a sus autores y, por qué no, como estímulo creativo en el presente.

De aquellos antecedentes uno de los más llamativos fue el que protagonizó un sacerdote valenciano, Juan García Castillejo, con la publicación en 1944 de un libro titulado ‘La Telegrafía Rápida. El Triteclado y La Música Eléctrica’.  Castillejo, con la excusa de dar a conocer cinco patentes de su propiedad, escribe un libro recargado de romanticismo con pretensiones divulgativas sobre tecnología electrónica y, en particular, sobre las posibilidades que ofrece la válvula termoiónica en aplicaciones de amplificación y modulación.

La Telegrafía Rápida
El libro se divide en dos partes. En la primera Castillejo presenta algunas mejoras de su invención que se podrían aplicar a los sistemas Morse y Baudot para lograr Telegrafía Rápida.

Desde principio del siglo XX el término Telegrafía Rápida era de uso generalizado para referirse a ingenios y técnicas que permitían incrementar el número de caracteres enviados por minuto en los sistemas telegráficos, redundando en el aprovechamiento de la línea de comunicaciones. Para hacernos una idea, en el caso de la telegrafía clásica (1838), usando un manipulador de código morse, un operador experimentado era capaz de atender del orden de 20 a 25 despachos por hora. Progresivamente aparecieron numerosos dispositivos y sistemas que sobrepasaban esta barrera. Entre ellos cabe recordar el Telégrafo de Hughes (1855), el aparato de Wheatstone (1858), el Sistema Baudot (1874), el Teleimpresor Siemens & Halske (1899) y el Telégrafo Rápido, también de Siemens & Halske (1912).

Recordemos que en el código Morse cada carácter queda definido a partir de la combinación de pulsos eléctricos o tonos acústicos de diferente duración: un pulso o tono corto denominado punto; y un tono largo también llamado raya. Por su parte, en el Sistema Baudot, cada carácter está definido por una sucesión de 5 niveles eléctricos positivos o negativos. En ambos casos, para el envío de un mensaje, el operador tenía que conocer la codificación correspondiente a cada carácter y, sobre todo, tener destreza en el uso del manipulador. Con el fin de simplificar el envío de mensajes sin necesidad conocer la codificación y uso de manipuladores tradicionales, Castillejo propone diferentes versiones de un teclado (El Triteclado) reducido en número de botones -entre 5 y 8- que facilita la escritura del mensaje pulsando sobre el botón correspondiente a cada carácter, o simultaneado la pulsación de varios botones para obtener los caracteres no accesibles por pulsación directa.

Otra aportación original que hace Castillejo, aunque apenas profundiza en ella, es la de utilizar osciladores electrónicos para sincronizar la comunicación entre emisor y receptor en los Sistemas Baudot.  En este sistema las dos estaciones que participaban en la comunicación tenían que funcionar al unísono para poder identificar el comienzo y final de cada carácter.  Esta sincronización, al igual que sucedía con el Telégrafo de Hughes, se basaba en medíos mecánicos que eran algo imprecisos y complejos de ajustar.

A pesar de que los Triteclados de Castillejo son ingeniosos al hacer más sencillo y rápido el envío de un mensaje, su propuesta va por detrás de las tendencias tecnológicas y de servicio de la época. En la fecha en la que se publicó su libro ya era evidente que la evolución tecnológica pasaba por el empleo de dispositivos Teleimpresores o Teletipos -como el inventado por Siemens- donde el texto a enviar se introducía a través de un teclado idéntico al de una máquina de escribir. Por otra parte, en países como Alemania, ya se daba los primeros pasos en servicios basados en redes conmutadas automáticas -similares a las de telefonía- donde era posible establecer comunicaciones asíncronas entre Teleimpresores con dial, sin intermediación de un operador especializado. Era el nacimiento del servicio Télex. Esta evolución natural del telégrafo hizo posible que cualquier empresa o propietario acaudalado dispusiera de un Teleimpresor desde el que llamar y conectar con otro equipo a través de una red mundial estandarizada.

La Música Eléctrica
Al contrario de la primera parte de la obra, que en cierto sentido se puede considerar anacrónica y carente de relevancia técnica, la segunda mitad de ‘La Telegrafía Rápida. El Triteclado y La Música Eléctrica’ es brillante. Castillejo se adelanta a su tiempo al dirigir su atención hacia los sonidos de la naturaleza -alguno de ellos inaudibles-, el papel del azar en la composición o la generación de sonido a partir de osciladores electrónicos. Por si fuera poco, hacia el final del libro, el autor presenta una máquina denominada “Electro Compositor Musical” con la que es posible programar y generar música eléctrica.

Como hemos citado, a través de estas páginas Castillejo demuestra amplios conocimientos de electricidad y la aplicación de válvulas de vació en la construcción de amplificadores y osciladores. Así mismo está bien informado de lo que se hace fuera de España tanto en acústica como en instrumentos electrónicos. Cita varias veces a Helmholtz, que es el pilar fundamental de la fisiología de la audición y uno de los impulsores de la acústica como ciencia. De igual forma conoce la existencia del Theremin (1917), el generador de ondas Martenot (1928), el órgano de Givelet (1930) y el Trautonium (1930), entre otros instrumentos. Incluso cita de soslayo la generación de ondas mediante rotores o ruedas, que es la base los legendarios Telharmonium (1897) y órgano Hammond (1935). En este sentido, el poso de conocimiento técnico y dominio de la materia que posee Castillejo queda ensombrecido por el uso -y abuso- de una prosa excesivamente recargada de entusiasmo y ensoñación, más propia de un adolescente que de un inventor que intenta promocionar sus patentes y comunicar sus ideas con claridad y sin rodeos. Quizás este aspecto le restó credibilidad en su tiempo.

El origen del Electro Compositor se sitúa al principio de los años 30, una década antes de la publicación del libro. En varios párrafos queda constancia de que ya en aquella época Castillejo hacía demostraciones de su invento a personajes de cierta relevancia y solvencia técnica. Estos datos son importantes para avalar la existencia de, al menos, un prototipo operativo del Electro Compositor Musical. Castillejo nos recuerda que “Era el año 33. Un señor de alta categoría se halla sentado junto a nosotros. Su elevada cultura y su técnica en radio queda ensalzada al decir que se trata del muy insigne Director de Unión Radio Valencia, don Enrique Valor. Atentamente escucha aquella orquesta eléctrica. Para él no hubiera sido secreto complicado el funcionamiento de la misma, pero, el trámite de patentes nos obligaba a ser parcos en manifestaciones”

Esa reserva y parquedad en detalles es el motivo de que apenas conozcamos nada sobre la etapa de generación de sonido. No queda claro el número de osciladores y tipo que componen el Electro Compositor ni como trabajan. Aunque Castillejo se refiere a que es posible crear infinitos sonidos, desconocemos si está empleando un esquema clásico de síntesis aditiva a partir de formas senoidales básicas. Como conocedor de la obra de Helmholtz es probable que pensara en ello aunque no tenemos certeza de su implementación efectiva.

Si observamos el diagrama del Electro Compositor que se incluye en el libro, identificamos con claridad un panel superior que se emplea para el ajuste y/o programación del equipo. A la derecha de esta matriz se aprecia lo que parece un conjunto de 23 resistencias montadas en serie alimentadas en el extremo inferior por un transformador y un circuito rectificador. Por la simbología empleada estas resistencias bien podrían ser variables, tipo potenciómetro. Estos potenciómetros montados en serie nos permiten establecer un voltaje específico en cada una de las 23 líneas o ramas horizontales. A continuación, mediante el desplazamiento vertical de un cursor, podemos derivar hacia 33 posibles circuitos el voltaje “programado” en cada rama. A partir de aquí parece evidente que con cada uno de estos voltajes se actúa sobre parámetros de los osciladores controlando la frecuencia y la amplitud. Sin lugar a dudas, el “panel de control” propuesto por Castillejo es imaginativo y, salvando las distancias, nos recuerda a las matrices de configuración de los sintetizadores analógicos VC-3 (1969) y Synti (1971), ambos de la firma EMS.

Una vez resuelto (o mejor dicho, imaginado) como se controlan los osciladores llega la etapa de “generación espontánea” de música, es decir, el control de aspectos compositivos como el tempo, el ritmo, armonías y otros giros del desarrollo de la obra. Para este propósito el Electro Compositor Musical utiliza un mecanismo jerárquico de motores donde un motor maestro, a lo largo del recorrido de su eje, cierra selectivamente circuitos que activan motores auxiliares encargados de derivar hacia los circuitos osciladores las tensiones que programamos anteriormente. Castillejo, en la descripción del motor maestro nos dice que gira a una velocidad 80 rpm y que, a lo largo de su giro recorre un círculo de contactos configurable. Según sus palabras “La distribución de estos contactos influye en el aire o género de música que pretendamos que ejecute el aparato; pues bien podremos distribuirlos en triángulo (compás de 3 por 4), en cuadrilátero, pentágono, hexágono etc., inscritos en el círculo. Al tocar la escobilla en su recorrido a dichos contactos, se cierra el circuito de otro motor cuyas características corresponden a las de los motores de unas 3.000 revoluciones por minuto”. Si echamos un nuevo vistazo al diagrama del Electro Compositor vemos con claridad el motor maestro (etiquetado como nº1 Ritmo), selector de sonidos, selector de tiempo y motor combinador de notas  (etiquetado como nº 13). A continuación Castillejo menciona la existencia de una etapa -no la describe para no complicar- de “vibradores mecánicos y excéntricas para ciertos efectos vibratos, gorjeos, trinos, etc.”.

Castillejo reconoce que el Electro Compositor tiene algunas limitaciones porque “existe una dificultad casi insuperable en proporcionar voltaje muy estable al consumo variado de cada momento por la diversa intervención de mayor menor número de notas musicales”. Además suponemos que la inercia durante el arranque y parada de los motores auxiliares induciría efectos sonoros no deseados.

Después de esta breve descripción podemos intuir que el Electro Compositor Musical podría emparentarse lejanamente con una caja de ritmos, o más específicamente con el módulo arpegiador de un sintetizador. Siempre nos quedará la duda de como sonaba. De lo que no hay duda es que el Electro Compositor Musical de Juan García Castillejo es un hito de la tecnología electrónica puesta al servicio de la música.

Espero que disfrutéis del libro y, si habéis perdió el sentido de la maravilla, lo encontréis leyendo a Castillejo.

[Descargar libro]

Grabaciones de emisiones VLF presentadas por Steve McGreevy

diciembre 17, 2011 on 7:33 am | In arte sonoro, fisica, sonikas | 2 Comments

En la última edición de Sonikas tuvimos oportunidad de conocer el trabajo de Steve McGreevy a través de una audio presentación donde el propio Steve comentaba alguna de sus grabaciones favoritas. Al finalizar la citada presentación, intercambiando impresiones con otros asistentes, coincidimos en el carácter inspirador del trabajo de McGreevy. Al igual que sucedió con Gordon Hempton hace dos años, Steve nos ha hecho reflexionar sobre la belleza sonora de la naturaleza y, sobre todo, como su búsqueda llega a definir el estilo de vida de una persona.

Para aquellos que no pudisteis asistir a Sonikas aquí os dejamos la presentación. Esperamos que os guste y os descubra nuevos  horizontes hacia dónde dirigir vuestras escuchas…

Más información y referencias:
Auroral Chorus www.auroralchorus.com
Space Weather Sounds www.spaceweathersounds.com
Teoría de las Emisiones VLF www.ccapitalia.net/?p=979
IX Edición de Sonikas www.ccapitalia.net/crc/sonikas9/index.htm

Emisiones VLF

noviembre 23, 2011 on 4:50 pm | In arte sonoro, fisica, sonikas | 1 Comment

Adolfo García Yagüe | La segunda semana de diciembre tendrá lugar la novena edición de Sonikas. Un año más intentamos ofrecer un programa atractivo invitando a figuras consagradas junto a nuevos valores sin perder, en ambos casos, la esencia experimental que caracteriza al festival. En este sentido, el día 8 tenemos previsto emitir Tune-in. Kevin Gordon dirige este cortometraje y en él se documenta el trabajo de Steve McGreevy en torno a la grabación de emisiones VLF naturales [1][2]. Tras el documental tendremos oportunidad de escuchar una selección de grabaciones VLF que el propio McGreevy ha preparado para la ocasión y que presentará en diferido.

La costumbre por poner etiquetas nos lleva a ubicar el trabajo de McGreevy dentro del género del Paisaje Sonoro. No obstante, si profundizamos en su esencia, no tardaremos en apreciar su elevado componente científico para, a continuación, dudar de cualquier posible clasificación. Esto sucede porque las emisiones VLF no son posibles sin la intervención de la ionosfera, los vientos solares o la magnetosfera.

VLF
Very Low Frequency es la denominación que recibe la región del espectro radioeléctrico comprendido entre 3 KHz y 30 KHz. Por debajo de VLF se encuentran otras regiones: ULF (300 Hz a 3000 Hz), SLF (30 Hz a 300 Hz) y ELF (3 Hz a 30 Hz). Más allá de VLF se sitúan LF, MF, HF, VHF, UHF, SHF y EHF. En este texto, cuando hablamos de Emisiones VLF, consideramos también las regiones inferiores a VLF, es decir, desde 3 Hz hasta 30 KHz.

Los primeros ensayos de radiotelegrafía de Guillermo Marconi se hicieron en VLF. Otros sistemas de comunicación -prácticamente en desuso- como el radioteletipo (RTTY) también operaban en esta región del espectro. Las transmisiones en VLF son utilizadas en las comunicaciones militares submarinas, así como en los sistemas de localización Omega (sustituido por GPS) y Alpha (Rusia, en servicio). Como comentaremos más adelante, gracias a la ionosfera, una trasmisión en VLF puede ser recibida a miles de kilómetros de distancia. Además estas frecuencias tienen buena propagación bajo el agua (de ahí su uso militar). Quiero acabar esta reseña de emisiones VLF hechas por el hombre recordando que toda la red eléctrica, incluyendo centros de generación y transformación, son la mayor fuente de “ruidosas” emisiones VLF.

Exceptuando a radioaficionados muy adelantados y quizás algo nostálgicos, la atracción de la región VLF no reside en ninguna de las aplicaciones anteriores. Lo realmente interesante y curioso que se puede escuchar en esta región del espectro son los sonidos de la naturaleza.

Ionosfera
Esta capa se localiza a 80 Km sobre nuestras cabezas y se extiende, aproximadamente, hasta los 500 Km. Como su nombre indica se caracteriza porque los gases allí presentes están ionizados. Una sustancia está ionizada cuando su carga eléctrica no es neutra porque tiene exceso o déficit de electrones. ¿Qué es lo que provoca que la ionosfera esté ionizada? ¿Qué consecuencias tiene esta ionización?

Los gases que viven en la ionosfera están expuestos a radiaciones de alta energía procedentes del Sol: Rayos X, gamma y ultravioleta transfieren a los electrones de un átomo la suficiente energía para apartarlos de sus respectivos núcleos. Por esta razón la densidad de ionización de esta capa varía en función de la rotación de la Tierra (ciclo noche/día), la rotación del Sol (cada 26 días), ciclo de estaciones (movimiento de traslación de nuestro planeta) y ciclo de aparición de manchas solares (11 años). A los fenómenos anteriores hay que sumar otros de carácter anómalo.

La ionización de cualquier sustancia lleva implícito un comportamiento electromagnético. En el caso de la ionosfera este comportamiento hace que ciertas frecuencias de radio emitidas desde la tierra se reflejen en ella y retornen hacia la superficie terrestre. Es decir, rebotan. Por esta razón ciertas transmisiones de radio consiguen recorrer miles de kilómetros confinadas dentro de la guía onda ionosfera-superficie tierra.

Sonidos atmosféricos
Los telegrafistas del siglo XIX fueron los primeros en escuchar a través de sus auriculares unos ruidos que nada tenían que ver con el simpático tintineo Morse. Estos sonidos carecían de una pauta predecible, tenían misteriosas tonalidades y, generalmente, coincidían con fenómenos meteorológicos. De estos fenómenos el relámpago es la fuente más común de emisiones VLF naturales.

Imaginemos una nube como una gran batería de varios millones de voltios en cuya parte inferior se localiza el polo negativo. Por su parte, la superficie terrestre, tiene carga positiva. Entre ambos cuerpos (nube-tierra) el aire es dieléctrico, esto significa que es aislante. Sin embargo, cambios en la densidad de ionización de la atmósfera, o un incremento de la humedad del aire acaban facilitando la conductividad entre la nube y la tierra. Cuando esto sucede la nube libera su carga eléctrica en forma de relámpago o rayo. Esta colosal descarga eléctrica está acompañada de emisiones electromagnéticas en diversas regiones del espectro, incluida la región VLF. Estas emisiones radioeléctricas pueden ser captadas por una antena y, posteriormente, tratadas en un circuito electrónico haciendo que en un altavoz suene un ruido parecido a un chisporroteo o crujido. Estos sonidos se denominan Sferics (abreviatura de atmospherics, interferencia) y puedes escuchar una muestra a continuación.

Las emisiones VLF producidas por el relámpago se benefician de las propiedades de propagación de la ionosfera. Esto permitiría escuchar en Madrid emisiones VLF de un rayo que cae en las Islas Azores o incluso más lejos. En los casos de propagación ionosférica de las emisiones VLF se produce un fenómeno denominado dispersión retardada o retardo de grupo. El retardo de grupo se experimenta dentro de la guía onda ionosfera-tierra y consiste en que las componentes de frecuencia superior de la emisión VLF viajan más rápido que las de inferior frecuencia. En estos casos los sonidos que escucharemos se denominan Tweeks y son similares al producido cuando pía un pájaro.

Fenómenos de la magnetosfera
Los metales semifundidos existentes en el núcleo de la Tierra, al estar sometidos a los movimientos de rotación, hacen que nuestro planeta se comporte como un gran imán. Por esta razón la Tierra tiene un polo magnético S, próximo al Polo Norte geográfico, y un polo N magnético cerca del Polo Sur geográfico. Obviamente, este magnetismo terrestre lleva implícito un campo magnético que se extiende alrededor del planeta de forma cíclica y anular, es decir entra y sale por los polos. La región de nuestra atmósfera más externa, donde el campo magnético terrestre interactúa con los vientos solares se denomina magnetosfera. Esta capa se sitúa justo por encima de la ionosfera.

Gráficamente, la magnetosfera se puede describir como un gran escudo deflector (igual que la nave Enterprise de Star Trek) que desvía las partículas del viento solar (electrones y protones de alta energía) evitando que estas colisionen directamente con nuestra atmósfera. De no ser así la vida en nuestro planeta sería improbable. Hay ocasiones en las que la llegada de viento solar se incrementa bruscamente como consecuencia de violentas erupciones solares. Normalmente este comportamiento solar es predecible dentro del ciclo de actividad solar pero, cuando se producen estos incrementos de actividad, las consecuencias se sienten en nuestro planeta. La situación más catastrófica que podríamos sufrir es estar expuestos a una fuerte tormenta geomagnética que dañaría satélites de comunicaciones, equipos electrónicos en tierra y redes de energía. Otra consecuencia -más benévola- de la actividad solar es la aparición de auroras boreales y australes en los polos norte y sur, respectivamente.

Una aurora se produce cuando los electrones del viento solar, al ser atrapados en el campo magnético de la tierra, golpean a los átomos de oxígeno y nitrógeno de la ionosfera transfiriendo a estos energía extra que liberarán instantes después en forma de fotones, es decir, produciendo destellos luminosos. Además del hermoso efecto visual, las auroras tienen banda sonora VLF semejante a un coro de aves o Chorus [3].

Otro sonido muy interesante que se produce por mediación de la magnetosfera es el silbador o Whistlers. En este caso las emisiones VLF producidas por un relámpago llegan hasta la magnetosfera y, a través de ella, siguiendo las líneas de campo magnético, aparecen en el hemisferio opuesto donde cayó el rayo [4]. La mejor forma de describir este sonido es recordando algún clásico del cine de ciencia ficción …

Terremotos y Meteoritos
En esta revisión de fenómenos naturales con antecedentes de emisiones VLF es preciso mencionar a los terremotos y meteoritos. Sobre ambos fenómenos hay numerosa bibliografía y, en el caso de los terremotos, son objeto de estudio científico al advertirse que días antes de producirse un temblor se producen emisiones VLF. Según estos trabajos, en la región que sufrirá el terremoto se producen alteraciones del campo magnético terrestre y, por supuesto, en la ionosfera. Incluso hay científicos que creen que las propiedades piezoeléctricas el cuarzo (cristal que al ser comprimido manifiesta una diferencia de potencial) puedan ser responsables de estas emisiones VLF [5].

También se ha constado que la llegada de meteoritos se acompaña de emisiones VLF. La trayectoria que sigue un meteorito en la atmósfera deja tras de sí una huella conocida como ruta de ionización. Estas rutas interactúan con la ionosfera y el campo magnético terrestre generando emisiones electromagnéticas en la región VLF. El sonido del meteorito es similar al Sferics del relámpago. Ambos difieren en la duración (10 ms frente a 1 ms), frecuencia (1 KHz contra 6 KHz) y volumen (los meteoritos son 20 db más silenciosos).

Desde tiempos bíblicos numerosos relatos describen la llegada de meteoritos (lluvias de fuego, estrellas fugaces, Leónidas, etc.) acompañados de sonido. A principios del siglo XVIII Edmund Halley investigo sobre este asunto llegando a la conclusión de que tales relatos eran producto de la imaginación popular. Halley consideraba imposible que un espectador pudiera “escuchar” la llegada de un meteorito que, se según sus cálculos, caía a decenas de kilómetros. Es decir, la imagen del meteorito cayendo llega mucho antes que su sonido. Este escepticismo se ha mantenido hasta que modernas investigaciones han descrito el fenómeno electrofónico que producen ciertos meteoritos.

El efecto electrofónico asociado a la caída de meteoros tiene que ver, como no, con las emisiones VLF. Al tratarse de señales electromagnéticas las emisiones VLF viajan a la misma velocidad que la imagen que nos llega del meteorito precipitándose. En determinadas circunstancias, si las emisiones VLF son suficientemente intensas, pueden hacer vibrar las hojas de un pino, el pasto e incluso el pelo. También se ha constado que estas emisiones VLF hacen vibrar finos hilos de metal, láminas de aluminio o las patillas metálicas de unas gafas. En resumen, el efecto electrofónico es un fenómeno de transducción directa de una señal electromagnética a sonido, sin intervención de un altavoz o circuito electrónico [6].

Capturando Emisiones VLF
Si decides que la captura y grabación de emisiones VLF es lo tuyo ten presente que ES MUY PELIGROSO SALIR A GRABAR VLFs CUANDO HAY TORMENTA O ESTA SE AVECINA. Recuerda: El riesgo de morir atravesado por un rayo es alto. Como hemos visto, para escuchar emisiones VLF no es necesario ir esquivando relámpagos. Por esta razón te aconsejo que seas prudente y no pongas tu vida en peligro.

Lo primero que tienes que conseguir es un receptor VLF. Si eres aficionado a la electrónica, en Internet puedes encontrar numerosos esquemas para montar tu propio equipo. La fabricación y los conceptos de funcionamiento son sencillos: Tras la antena encontrarás una etapa donde un filtro de paso bajo discrimina las altas frecuencias y permite el paso de las bajas. Con este circuito limitaremos la entrada de frecuencias de radio no deseadas. Lo ideal es que podamos ejercer algún control sobre este filtro para ajustar, con cierta precisión, la región VLF de recepción y adaptarlo a las dimensiones de la antena que estamos usando. Tras este filtro encontraremos una etapa de amplificación responsable de dar ganancia a toda la señal de audio para, a continuación, entrar en una segunda etapa que permite una amplificación selectiva de ciertas frecuencias. Esta señal ya puede ser escuchada con unos auriculares o grabada en un equipo externo. [7] En Internet también puedes adquirir receptores VLF ya montados y listos para funcionar o en kit. Los precios oscilan desde los 100€ hasta los 250€.

Los meses de verano y otoño, al atardecer y de noche, suelen ser los mejores momentos para captar emisiones VLF producidas por relámpagos y así lograr escuchar Sferics y Tweeks. Al amanecer, hasta media mañana, es más fácil escuchar Chorus, en especial en los periodos de alta actividad solar. Las zonas de la Tierra más favorables para esta escuchar Chorus son las regiones del norte, a partir de los 50-55 grados de latitud. A partir de medianoche, hasta el amanecer, es más fácil oír Whistlers en regiones comprendidas entre los 30-55 grados de latitud norte. Otros consejos para una escucha satisfactoria es intentar alejarse lo máximo posible de tendidos eléctricos y buscar zonas abiertas, distantes de áreas boscosas [8].

Para lograr que nuestro trabajo de búsqueda de emisiones VLF sea más efectivo, es recomendable seguir el comportamiento del Sol, la climatología, actividad sísmica y meteoritos. A continuación incluyo algunas páginas que debes visitar:

  • Agencia Estatal de Meteorología. Predicción meteorológica, caída de rayos, evolución de tormentas. www.aemet.es
  • Spaceweather. Información sobre el comportamiento del Sol, auroras, etc. www.spaceweather.com
  • Instituto Geográfico Nacional. Seguimiento de la actividad sísmica en España. www.ign.es
  • The International Meteor Organization. Calendario de llegada de meteoritos www.imo.net

Esto es todo. Nos vemos en Sonikas.

Referencias
[1] McGreevy. 1995. Revised 2011. The VLF Story. www.auroralchorus.com
[2] McGreevy. 2000. Auroral Chorus II: The Music of the Magnetosphere. www.archive.org
[3] Sazhim, Hayakama. 1991. Magnetoshperic chorus emission: a review. Planet Space Sci.. Vol. 40. No. 5, pp. 681-697. 1992.
[4] Stanford VLF Group. Introduction to Whistler Waves in the Magnetosphere. vlf.stanford.edu
[5] Pulinet. 2004. Ionospheric Precursors of Earthquakes; Recent Advances in Theory and Practical Applications. TAO, Vol. 15, No. 3, 413-435, September 2004.
[6] Price, Blum. 2000. ELF/VLF Radiation Produced by the 1999 Leonid Meteors. Department of Geophysics and Planetary Science, Tel Aviv University.
[7] Bennett. 2006. The Inspire VLF-3 Receiver. Theory of Operation. The INSPIRE Project. theinspireproject.org
[8] McGreevy. 1991. Revised 2002. Pocket-Portable WR-3 Natural VLF Radio Phenomena Receiver List. www.auroralchorus.com

Resonancias (exposición de arte sonoro)

septiembre 11, 2010 on 2:15 pm | In arte sonoro, ccapitalia | No Comments

Adolfo García | Hace 10 años la ciudad de Málaga acogió la muestra de arte sonoro “Resonancias”.  En ella se presentaron las obras de los siguientes artistas: Laurie Anderson, Hugh Davies, Esther Ferrer, Christina Kubisch, Bernhard Leitner, Lugán, Max Neuhaus, Paul Panhuysen, Peter Vogel, Wolf Vostell y Qin Yufen. Esta exposición estaba comisariada por el veterano José Iges quien, un año antes, desarrolló otro encuentro similar en San Sebastián bajo el título  “El Espacio del Sonido/El Tiempo de la Mirada”. Ambas muestras pueden ser consideradas antecesoras notables dentro de su género y, hasta la fecha, creo que no han sido igualadas en calidad y amplitud.

Mientras estaba de viaje en Málaga tuve la oportunidad de visitar Resonancias. En aquellos años estábamos empezando con Ccäpitalia y ofrecí al Sr. Iges hacer una página web donde se presentasen las obras de la muestra. José Iges aceptó amablemente e hizo las gestiones con los artístas para contar con su autorización. Aquella web fue un reto por la confianza depositada en mi.

Hice una web demasiado sofisticada para la época. Abusé de frames intentado tener siempre accesibles los menús y fichas de los artistas.  También recurrí al sistema de audio de RealMedia, que era lo que se llevaba en esos años para proyectos de streaming.  Todo esto ocasionó algún problema de incompatibilidad con ciertos navegadores.

Numerosas veces me he prometido voy a rehacer por completo esta web.  Resonancias se lo merece y se lo debo a mucha gente… www.ccapitalia.net/resonancias

ARTe SONoro

abril 23, 2010 on 8:14 am | In arte sonoro | 1 Comment

Del 23 de abril al 30 de junio La Casa Encendida organiza la primera exposición en Madrid dedicada al ARTe SONoro. La muestra, comisariada por José Manuel Costa, pretende acercar al espectador la gran variedad de formas y complejidad que adopta el arte sonoro a través del trabajo que varios artistas nacionales e internacionales han desarrollado durante la última década. Así ARTe SONoro no es sólo una exposición, sino también un festival de performance sonora, un ciclo de cine, música, radio, talleres…

La exposición propiamente dicha se desarrollará en varios espacios de La Casa Encendida (salas de exposiciones, escaleras, terraza, torreón y reloj); en el jardín del Observatorio de Atocha. Colina de las ciencias y en varios espacios urbanos donde se encuentra ubicada La Casa Encendida.

Asimismo, en La Casa Encendida se llevará a cabo una amplia panorámica cinematográfica y musical en relación con el Arte Sonoro. Con ello, un extenso catálogo y talleres que tendrán lugar avanzada la exposición.

Dentro de la Casa Encendida se presentan obras de gran formato como la gran escultura Disenchanted Forest x 1001 de Angela Bulloch, una nueva obra de Ryoji Ikeda (test pattern [nº2]), una instalación de Carsten Nicolai basada en sus obras Anti y Reflex, la escultura sonora “muda” de Minoru Sato, entre otros.

Pero también se presentan aquellos aspectos del Arte Sonoro que ocupan espacios en principio no expositivos que sorprenden a los visitantes en sus itinerarios por un edificio tan vivo y activo como es La Casa Encendida. La terraza opera como otra sala con trabajos de Chris Watson, Katja Kölle, Riches/Miwa o Llorenç Barber, que durante la duración de ARTe SONoro revivirá con sus campanas el tañido de las horas en el antiguo reloj-campanario de La Casa Encendida. En otros lugares, Douglas Kahn opera sobre una escaleras. Asimismo en diferentes lugares del edificio. La Sonidera ofrecerá un programa auditivo que persigue trazar una panorámica sobre las posibilidades artísticas de la radio.

En el entorno de La Casa Encendida tendrán lugar dos semanas de acciones y presentaciones de trabajos en espacios alternativos del barrio y en los jardines del Observatorio se montarán instalaciones sonoras de Steve Roden, Dawn Scarfe, Dan Saint Claire, José Igés/Concha Jeréz o el colectivo Escoitar.

Por otra parte, tendrá lugar un festival consagrado a la performance sonora en sus muy diferentes facetas, con artistas como Jakob Kirkegaard, Jean Francoise Laporte, Michael Northam, Aki Onda, Pablo Palacio y Muriel Romero e Ilios.

Iannis Xenakis. Abril 2010, ciclo de actividades

abril 17, 2010 on 8:48 pm | In arquitectura, arte sonoro | No Comments

Durante el mes de abril se ofrecerá en diversas actividades un amplio panorama de su obra, incluyendo piezas sinfónicas de gran formato, en las que se juega con la espacialización del sonido de la orquesta y el público (dado que éste se encuentra dentro de la propia orquesta), obras de cámara, para instrumentos solistas, e incluso las arquitectónicas, mediante una exposición que tendrá lugar en el Auditorio y un diálogo entre música y arquitectura que se desarrollará en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Los 2 conciertos programados se celebrarán el 23 de abril en el Auditorio Nacional de Música.

Aparte de Iannis Xenakis como compositor, se quiere demostrar su otra faceta: Xenakis arquitecto, así como relacionar su música con otras artes. En este sentido, se han programado sendos diálogos entre Música y Pintura y Música y Arquitectura, gracias a la colaboración con el Museo Thyssen-Bornemisza y la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid. En las analogías entre música y pintura, se relacionarán los contenidos de la exposición “Monet y la Abstracción” con la obra y la técnica compositiva de Xenakis. En cuanto a la arquitectura, la relación es aún mayor y más intensa dada la faceta de Xenakis arquitecto y su relación con una de las figuras claves de la arquitectura del siglo XX, Le Corbusier.  Estas actividades tendrán lugar en el Museo Thyssen-Bornemisza el 17 y 18 de abril, y en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura el 21 del mismo mes.

Página siguiente »


(c) 2000-2017 Ccäpitalia.net - Se autoriza el uso según terminos Creative Commons BY-NC-SA
Powered by WordPress