Clock DVA en Madrid

noviembre 2, 2011 on 8:11 am | In cibercultura, galería de imágenes, música electrónica | No Comments

Adolfo García | Si me encontrara en la difícil tarea de elegir diez temas con los que montar la banda sonora de mi vida ¿qué tema seleccionaría de Clock DVA? ¿Cypher, The Hacker, Eternity, Final Program, Man-Amplifiers o Voice Recognition Test? Este grupo ha sido -y sigue siendo- uno de mis preferidos.

La música de Clock DVA resume a la perfección el movimiento Cyberpunk de finales de los ’80 y comienzos de los ’90. En aquellos años las letras de Adi Newton tenían un tono profético y misterioso. Ha pasado el tiempo y, curiosamente, aquellos mensajes son más que perceptibles en la realidad que nos rodea.  Con esta sensación asistí ayer a su actuación en Madrid. Por un momento me olvidé que iba a un espectáculo más. Incluso, antes de comenzar, pensé que sería fantástico ver en los visuales algún guiño a Wikileaks, Julian Assange o Anonymous. ¡Qué ingenuo! Lamentablemente, lo que vi y escuché no cumplió mis expectativas. Esperaba más emoción.

Mercado de la Seda. Qué desilusión… buuuaaa :’-(

abril 22, 2011 on 1:31 pm | In cibercultura, copyleft, open source, informática, internet | No Comments

Adolfo García | Domingo 10 de abril, 12 de la mañana. Estoy paseando por el centro de Madrid con mi mujer y mi hija. Cuando atravesamos la plaza de El Carmen me llama la atención unas pancartas que cuelgan en los antiguos Multicines Madrid. Me acerco y agudizo la vista… Un conejito muy simpático habla de 10Gbps de conexión… Apenas puedo creer lo que leo: el conejito saltarín anuncia un centro de Linux, Wifi gratis, Android Shop, Software libre… Me siento un poco idiota. En  mi interior pienso “Adolfo estás totalmente desactualizado, no te enteras de nada. ¿Cómo es posible que no hayas leído u oído algo de esto?”

Durante el resto del paseo no me pude quitar de la cabeza lo que acababa de ver ¿Qué sería aquel enigmático Mercado de la Seda? ¿Un centro cultural? ¿Una empresa? ¿Unos okupas se habrán atrincherado en el viejo cine y prometían hacer algo (muy) grande? Por lo que se podía leer y deducir, el tinglado estaba dirigido por una empresa china (Xiu-Shui) que ya tenía centros similares en otras ciudades y ahora era el turno de  Madrid… ¡Arrea con los chinos la que van a preparar!

Ya en casa, lo primero que hice fue buscar en Internet más info y encontré numerosas referencias sobre el proyecto Mercado de la Seda. Incluso visité la web (en chino) de Xiu-Shui. Vaya pasada. Estaba alucinado. A continuación os copio algunos extractos:

[…]Los Mercados de la Seda, como el que ya existe en Beijing, y los que se abrirán en Sao Paulo y Estambul, son lugares donde se puede compartir el mundo. Un nuevo concepto de cultura, basado en la tradición china, que mira al futuro. Ofreciendo conocimiento para todo el mundo, desde todo el planeta. Y ahora desde pleno centro de Madrid […] Se trata de un nuevo concepto de ocio cultural y de intercambio. El espacio social ofrecerá́ un ancho de banda de 10 Gbps, que permitiría descargar toda la Wikipedia en 10 segundos, y se compromete a proteger el derecho de anonimato de sus usuarios.  Dispondrá́ de actividades lúdicas como talleres, charlas, demos, competiciones y otras actividades programadas […] En el servicio de cine de 250 plazas, patrocinado por el servicio de intercambio de archivos Megaupload, se podrán ver los mejores estrenos de la cartelera mundial. En las salas de visionado comunitarios, cada una con 25 plazas, se podrán ver series a demanda, en los horarios más convenientes, con buena calidad y unos subtítulos supervisados por nuestros traductores y por la comunidad on-line. Todo, desde las series infantiles de los 80 hasta los últimos capítulos de tus series favoritas.

Empecé a pensar que algo así tenía que tener truco o, lo más probable, que el proyecto estaba paralizado y olvidado por falta de dinero. Visitando un link del diario económico Cinco Días descubrí el pastel: Todo era falso […] se trata de una iniciativa creada por Daniel García Andújar, un artista visual residente en Barcelona que ha ideado la perfecta falsificación de un proyecto empresarial: desde las lonas que cubren el histórico edificio, un frontón que data de 1898, hasta la creación de una empresa ficticia y una web donde se desvelan los detalles del proyecto. En ella se detallan las marcas que se comercializarán (como Loewe, LVMH, Rolex o Gucci), además de los planos de la zona de descargas online y los resultados económicos de la multinacional china. Incluso una responsable de comunicación asegura, vía e-mail, que facilitará cualquier información que se solicite.

Ya tengo algo en común con Alicia (la del País de la Maravillas) ambos hemos sido embaucados por un conejito. Qué desilusión… buuuaaa :’-(

Post data: En realidad no me entero de nada. Este proyecto se presentó con motivo de la Noche en Blanco de Madrid, en septiembre del 2010.

Cibercultura y contracultura

mayo 9, 2010 on 3:45 pm | In cibercultura, internet | 2 Comments

Adolfo García | Considerado por muchos “el último movimiento contracultural del siglo XX”, la Cibercultura se ha integrado de tal forma en nuestra realidad que, a comienzos del siglo XXI, cuesta creer que en sus inicios -mucho antes de que se inventara la propia etiqueta- fuese una corriente que operó desde posiciones críticas al sistema.

Este movimiento contracultural fue una compleja amalgama ideológica, repleta de referentes y manifestaciones de lo más dispar. En la mayoría de los casos el denominador común era un noble deseo de cambiar el mundo a través de la utilización de novedosos recursos y tecnología de vanguardia. Por ejemplo, el espíritu Hacker de los años ’70 o la aparición del concepto Open Source, a finales de los noventa. En la vertiente artística sería fácil enumerar propuestas que van desde el arte electrónico del coreano Nam June Paik (1932-2006) en los sesenta -y décadas sucesivas-, hasta la síntesis de imágenes en 3D. De territorios más académicos destaca la asimilación de la (densa) Teoría de la Información (1948) de Claude E. Shannon (1916-2001) junto a las aportaciones sociológicas de Warren Weaver (1894-1978).

Otra manifestación singular, genuinamente alternativa y hippie, es la aldea Drop City en las afueras de Trinidad, en Colorado. Allí, partiendo de la invención de Richard Buckminster Fuller (1895-1983), se desarrollo una comunidad entre los años 1965 y 1975 donde sus pobladores habitaban Cúpulas Geodésicas construidas a partir de restos de automóviles recogidos en desguaces cercanos.

La Cibercultura también es deudora de importantes novelistas que desarrollaron su obra bajo diferentes periodos y estilos. Es obligado citar a escritores de la Nueva Ola como James G. Ballard (1930-2009) y Norman Spinrad (1940); William S. Burroughs (1914-1997) de la Generación Beat; la ciencia ficción producida por Philip K. Dick (1928-1982), o el desarrollo del género ciberpunk de la mano de William Gibson (1948) y Bruce Sterling (1954).

No faltaron consignas paradigmáticas como “El Medio es el Mensaje” de Marshall McLuhan (1911-1980). A través de ella se afirmaba que los medios no son invisibles. La televisión no es una ventana al mundo ya que no muestra simplemente imágenes a los espectadores. En realidad desempeña un papel al determinar lo que ven las masas y cómo lo comprenden. McLuhan también acuño el término Aldea Global y profetizó la aparición de nuevas técnicas de comunicación que permitirían el desarrollo de microsociedades (comunidades virtuales) de existencia casi siempre efímera pero intensa (1964).

Como sucedió con la Teoría de la Información, la asimilación de conocimientos no se detuvo en lo meramente sociológico. Geometría Fractal, Teoría del Caos, los números primos, PI (π), o el encanto por la proporción áurea (φ) fueron elementos que fascinaron al cibermilitante. Tampoco podemos olvidar el irresistible atractivo del número 23 y sus apariciones a lo largo de la historia… Otros recursos imprescindibles son Cibernética o el control y comunicación en animales y máquinas (1948), de Norbert Wiener (1894-1964);  la Teoría de los Autómatas Autorreproductivos, de John von Neumann (1903-1957), y Alan Turing (1912-1954) con su obra Máquinas de computación e inteligencia (1950).

En toda esta historia tampoco podían faltar personajes como Timothy Leary (1920-1996) o Terence McKenna (1946-2000) que hicieron apología del consumo indiscriminado de sustancias psicodélicas y de sus pretendidos beneficios espirituales. Lamentablemente, no fueron estos los únicos flirteos con el mundo de las drogas. Poco a poco se fueron sumando nuevas sustancias para, supuestamente, potenciar las capacidades cognitivas o alcanzar estados de conciencia superior… La versión “para niños y mayores” de todo este disparate llegaría en forma de bebidas inteligentes, y de ahí a las estanterías de los supermercados en formato lata de refresco.

Virus informáticos, vida artificial, implantes biónicos, realidad virtual, Internet, ordenadores personales o el cibersexo han sido -entre otros muchos temas- objeto de interés de la corriente ciber. A lo largo de su historia numerosas publicaciones y colectivos han profundizado en su estudio y difusión. Por citar algunos mencionaré a Whole Earth Catalog, la BBS The Well, Chaos Computer Club, Electronic Frontier Foundation, Mondo 2000 y Wired.

Probablemente, en la segunda mitad de los años noventa la herencia del movimiento cibercultural de décadas anteriores se colapsó sobre si mismo y empezó una nueva etapa protagonizada por el uso popular de Internet. El caso español no fue muy diferente del resto. En el siguiente vídeo podréis ver la situación a finales 1994. A nadie escapa que solo un par de años después, todo aquello quedó ampliamente superado (y olvidado). El documental se produjo coincidiendo con la celebración en Madrid de la muestra Art Futura ’94. Esta edición se dedicó a presentar el estado actual y perspectivas de manido movimiento cibercultural.

A modo de reflexión
Al comienzo del post recordaba el posicionamiento crítico que se mantuvo hacia al sistema ¿Cuáles han sido sus principales reivindicaciones? Ahí van algunas: Acceso democrático a la información y el conocimiento; preservar el anonimato de nuestras comunicaciones frente al estado y/o empresas; asegurar la privacidad sobre datos que puedan revelar nuestros hábitos de consumo y/o costumbres; no permitir la aplicación de patentes sobre algoritmos; fomentar el uso de software libre en la administración pública; acortar los plazos para que una obra pase al dominio público universal…

Como comprobarás, la mayor parte de la imaginería ciber se ha diluido o integrando totalmente en nuestras vidas pero sus reivindicaciones siguen vigentes, quizás ahora más que nunca pues hay numerosos estados que filtran el acceso a páginas web; existen sistemas que rastrean nuestras comunicaciones; se pretende criminalizar la utilización de aplicaciones que permita intercambiar información; grandes multinacionales han puesto en el mercado simpáticos dispositivos o navegadores que memorizan que nos gusta visitar o escuchar; muchas obras universales no son accesibles de ninguna forma; las compañías comercian con bases de datos donde reside nuestra información; entidades privadas, con la complicidad de algún gobierno, recaudan un canon cada vez que compramos un soporte para almacenar datos…

Sociedad de la Información y minería de datos

mayo 1, 2010 on 7:53 am | In cibercultura, internet | 1 Comment

Adolfo García | Ayer el Consejo de Ministros aprobó un plan para suprimir 29 empresas públicas y 32 altos cargos de la Administración y así ahorrar 16 millones de euros. Entre los órganos afectados desaparecerá la Dirección General para el Desarrollo de la Sociedad de la Información, dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. No puedo decir que me sorprenda, y tampoco creo que tenga consecuencias relevantes para el ciudadano. En cualquier caso, esta noticia me da pie para compartir algunas reflexiones.

La Sociedad de la Información es una bonita etiqueta para definir el mundo en el que vivimos. Sin lugar a dudas, esta denominación encierra un poderoso atractivo que la relaciona con el acceso democrático a la información y la comunicación global entre personas. Por esta razón, entre los quehaceres del Ministerio de Industria, se ha intentado fomentar el progreso social y económico a través del acceso a redes de datos y consumo de información. Más allá de esta visión tan idealista, el término Sociedad de la Información esconde otro significado menos saludable y a la vez más real e inquietante. Me refiero al hecho de que nuestras vidas y sociedades están dirigidas por los datos y la interpretación de estos.

La minería de datos, es decir, la recolección información y su posterior análisis es la auténtica esencia de la Sociedad de la Información. Instituciones públicas y entidades financieras son un ejemplo de organizaciones que necesitan conocer detalles de nuestra cotidianeidad para poder tomar decisiones. A veces, la posesión de información, su manipulación e interpretación interesada tiene consecuencias desastrosas, especialmente cuando se trata de la clase política. No es muy difícil asistir a intervenciones donde, flagrantemente, se falsean o malinterpretan datos para justificar una u otra política… ¿Y qué podemos decir de aquellas compañías que invaden la intimidad de nuestro hogar -o correo electrónico- ofreciéndonos productos a la medida de nuestras necesidades? Por último, seguro que todos conocemos alguna página en Internet que nos ha sorprendido presentando nuestros datos personales, domicilio, teléfono, etc. Caramba, ahora que me doy cuenta ¿No será más acertado emplear el término Información de la Sociedad?

Contra lo que muchos puedan pensar la minería de datos no es nueva. De hecho es bastante anterior a la existencia de ordenadores y redes de datos. Esta hunde sus raíces en los albores de otra Sociedad -esta vez la Industrial- a comienzos del siglo XIX en Inglaterra. Allí apareció una corriente de pensamiento denominada utilitarismo que influyó notablemente en la vida política y económica del país. Al igual que siglos antes Francis Bacon (1561-1626) llegó a la conclusión de que el único camino para desentrañar los misterios de la naturaleza era -partiendo de una posición escéptica- observar, tomar mediciones (datos) e interpretar estos, los utilitaristas se dieron cuenta de la importancia de recoger datos de cualquier aspecto de la vida en sociedad  para, posteriormente, interpretarlos y tomar decisiones políticas… A la cabeza de este movimiento estaba el excéntrico Jeremy Benthan (1748 – 1832).

Cada día es más difícil establecer los límites en el acceso y manipulación a los datos que definen nuestra vida y costumbres porque, al vivir en un mundo dominado por la tecnología, vamos dejando (consciente o inconcientemente) tras nuestros pasos un reguero de valiosa información. Es este sentido es oportuno recordar la regulación procedente de la Administración Pública a través de la Agencia de Protección de Datos y  la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos).

Quiero acabar este post citando AbreDatos 2010. Este concurso se celebró los días 17 y 18 de abril con la pretensión de generar un debate en torno a la necesidad de que los organismos públicos proporcionen sus datos de forma accesible, para permitir su uso y reutilización por parte de los ciudadanos. Los participantes tenían como objetivo desarrollar una aplicación en menos de 48 horas que hiciera uso de al menos una fuente de datos públicos y transformara estos en información útil.

Dirección General Desarrollo de la Sociedad de la Información www.mityc.es/dgdsi
Agencia de Protección de Datos www.agpd.es
AbreDatos 2010 www.abredatos.es
Fuentes de Datos Abiertos en España http://datospublicos.jottit.com/



(c) 2000-2017 Ccäpitalia.net - Se autoriza el uso según terminos Creative Commons BY-NC-SA
Powered by WordPress