IoT y M2M, lecciones aprendidas

octubre 26, 2016 on 11:35 pm | In arduino, raspberry, diy, innovación, m2m, iot | No Comments

Adolfo García Yagüe | Hace cuatro años publiqué aquí un pequeño texto sobre M2M e IoT. Desde entonces el mercado ha madurado, pero no tanto como era de esperar. Apenas quedan 3 años para llegar al 2020 y la predicción de conectar 31.000 millones de dispositivos parece, a finales del 2016, algo difícil de conseguir. Como sucede en la adopción de nuevas tecnologías, en IoT hemos transitado por diversos ciclos anímicos: desde el entusiasmo desbocado hasta la confusión generalizada. Hoy, tras visitar la 2ª edición del IoT World Congress, parece que estamos entrando en una etapa de realismo y madurez. Estos ciclos de entusiasmo, confusión, desánimo, realismo y despegue no son nuevos en la historia de la tecnología y, ni mucho menos, son exclusivos de IoT. De hecho Gartner suele analizar la evolución de tecnologías emergentes a través de sus Hype Cycle. Si hacemos caso de este análisis comprobamos que el año pasado “IoT” toco el techo de máxima expectación y ahora, en el 2016, ha desaparecido del diagrama constatando que ya no estamos hablando de una tecnología emergente. No obstante podréis comprobar que en 2016 sigue en pendiente de ascenso la expectación hacia las plataformas de gestión y administración IoT.

Garner Hype Cycle 2015

Gartner Hype Cycle 2016

En ciertos aspectos la tecnología no ha estado a la altura de las necesidades: Dispositivos caros, fiabilidad y seguridad limitada, soluciones cerradas, autonomía limitada por elevado consumo eléctrico, comunicaciones caras y poco flexibles, etc… Por otra parte, los planes de negocio han estado muy alejados de la realidad. Como aún estamos a tiempo de rectificar y, por supuesto, para los recién llegados, he querido resumir algunas lecciones aprendidas.

 

Por dónde empezar (de nuevo)
Comencemos analizando servicios tradicionales para identificar ineficiencias y mejoras ¿Cuál es el objetivo de esto? Obviamente, lograr ahorro de costes o incrementar los ingresos en la explotación y prestación de un servicio. Con parte de estos ahorros o ingresos extra deberíamos ser capaces de “pagar la fiesta” del IoT. Si no salen las cuentas, mejor no seguir.

¿Por qué adoptar tecnología IoT o M2M?

A continuación analicemos si la adopción de IoT/M2M puede mejorar la calidad del servicio, aportando algún valor añadido o mejorando la experiencia del usuario para buscar su fidelidad.

Por último están los nuevos modelos de negocio. A veces, el análisis de un servicio a través de los datos que rodean a este, nos permite descubrir que es posible generar algún tipo de valor o beneficio. Incluso, esta extracción de información nos puede poner en la pista de la creación de un nuevo servicio, tangencial o complementario, al servicio original.

Ejemplos de aplicaciones M2M e IoT

 

La paradoja Do it yourself
Cómo comentábamos, las expectativas han estado por delante de la realidad técnica. La aparición de numerosas plataformas de desarrollo como Arduino, Raspberry o Galileo, han generado una paradoja. Estas y otras placas han facilitado que cualquier individuo con una buena idea y suficientes conocimientos técnicos haya desarrollado soluciones IoT. Muchas de estas soluciones han captado importante atención mediática, incluyendo acceso a fondos públicos porque todos hemos intuido una revolución en ciernes y, sobre todo, un foco de innovación y progreso.

Consideraciones sobre el hardware IoT

La realidad es que detrás de la mayoría de estas iniciativas había poco más que una placa de desarrollo y una pequeña aplicación. Es decir, durante estos años nos hemos movido en un terreno caracterizado por prototipos y no hemos sido capaces de transformar ideas (algunas muy buenas) en productos. La paradoja reside en que esa imagen de “cualquiera con dos plaquitas puede hacer una solución IoT” ha amplificado la expectación a la vez que ha enturbiado la imagen de las soluciones y su aplicació real. Tras estos años ha quedado demostrado que pasar de “dos plaquitas” a un producto fabricable, eficiente y competitivo hay un largo camino.

Evolucionar del prototipo al producto

 

Verticalidad frente modularidad
Estrechamente relacionado con lo comentado en el párrafo anterior, es la existencia de soluciones verticales monolíticas frente al desarrollo de elementos modulares y/o individuales. Sin pretender restar mérito a nadie, todo lo contrario, es preciso reconocer que muchas de las iniciativas nacidas en el seno de startups se caracterizan por ser soluciones donde el sensor o elemento físico solo sabe hablar con su cuadro de mando a través de sus piezas software intermedias. Suele resultar difícil, e incluso imposible, desacoplar niveles para trabajar con diferentes planos de gestión IoT o base de datos. De manera inversa, un buen plano de gestión puede ser incapaz de funcionar con otros dispositivos IoT que no sean los originales. Otro efecto de esta aproximación de desarrollo monolítico es la dificultad de “mantener vivo” y actualizado todo el vertical siendo, además, competitivo en precio y prestaciones.

Arquitectura IoT modular

Por esta razón cada vez se impone más centrarse en el desarrollo de una pieza del puzle IoT, hardware o software, y trabajar en cómo interoperar con el mayor número de plataformas Cloud e IoT; o pasarelas IoT, sensores y tecnologías de comunicaciones.

 

Cadena de valor
Al inicio de la revolución IoT también se pretendido reconfigurar la cadena de valor. Embriagados por el exceso de expectativas no se ha dudado de desembarcar en el cliente final para poner en marcha una solución M2M/IoT. Esta aspiración es muy loable y meritoria pero el tiempo nos ha demostrado que, además de suministrar una solución, es necesario integrarla en los procesos de negocio del cliente. Para esto hay que entender bien su realidad (la del cliente) y quizás dominar ciertas tecnologías fuera de nuestro alcance.

Cadena de valor IoT

Y aquí es donde necesitamos compañeros de viaje en nuestra aventura IoT. Para acabar recurro a ese conocido proverbio africano que dice “Si quieres ir rápido camina solo, pero si quieres llegar lejos anda acompañado”

¡Suerte!

Las tecnologías IoT dentro de la industria conectada 4.0

noviembre 20, 2015 on 5:38 pm | In industria 4.0, innovación, m2m, iot | 1 Comment

Industria 4.0 y tecnologias IoTEs un orgullo haber participado, aunque sea de refilón, en el estudio que ha elaborado Price Waterhouse Cooper por encargo de la prestigiosa Escuela de Organización Industrial, EOI, sobre el estado actual y proyección de la Industria 4.0 e Internet de las Cosas. Desde Energy Minus +, una compañía del Grupo Telnet, estamos convencidos de la necesidad de modernizar y “digitalizar” el tejido industrial para lograr ser más productivos y competitivos. A nadie escapa que Europa necesita reindustrializarse como vía para generar empleo, y proteger el existente. No es una tarea fácil ni exenta de polémica. Hay respetables expertos que opinan que la adopción e implantación de la Industria 4.0 provocará la destrucción de empleos. Quizás, en parte, estén en lo cierto. En todo caso, de lo que sí podemos estar seguros, es que nuestros competidores no dudarán en avanzar en esa dirección. La Industria 4.0, como toda revolución, ha venido para quedarse y desplazar a lo actual, nos guste o no.

El gran reto, más allá de hablar de dispositivos conectados o robótica colaborativa, es preparar a la sociedad para lo que se nos viene encima. Puede sonar dramático pero para muchos trabajadores ya no hay posibilidad de adaptación. Quizás, con suerte, su vida laboral no se vea muy alterada por la irrupción de los cambios que se avecinan. La gran responsabilidad la tenemos con la gente joven. Tenemos el deber de prepararles YA. Las Administraciones Púbicas, el estamento político en general y las instituciones docentes tienen el deber de modernizar los planes de estudio y destinar fondos económicos para dotar de los medios de estudio adecuados a los jóvenes de hoy.

La Industria 4.0 es un apéndice más de la famosa Transformación Digital que estamos viviendo en todos los sectores de nuestra sociedad. Tiene cosas buenas y malas, y como decía antes tenemos pocas opciones para decidir. No seamos ingenuos. No vamos a tener una Transformación Digital a la carta. Tampoco malgastemos fuerzas en revelarnos. Si nuestra generación no puede adaptarse tenemos que destinar todos nuestros esfuerzos y recursos en ayudar a que las generaciones venideras lleguen adaptados al mercado laboral y aprovechen las nuevas oportunidades, que las hay y las habrá.

Volviendo al estudio, en él encontrarás un amplio repaso de conceptos y tecnologías sobre el tema, poniendo el acento en Internet de las Cosas. Este estudio complementa y va un paso más allá del publicado por PwC en 2013 con el título Claves de la competitividad de la industria española. En mi opinión, para completar la foto, sería necesario un estudio profundizando en los aspectos robotización, colaboración hombre-máquina e inteligencia artificial. Ahí lo dejo…

OSHWCon 2012 y Arduino: dos eslabones para la innovación

septiembre 24, 2012 on 12:07 pm | In arduino, raspberry, diy, electrónica, innovación | No Comments

Este fin de semana en el madrileño Instituto Padre Piquer ha tenido lugar la segunda edición de OSHWCon: Open Source Hardware Convention. Esta convención se desarrolla por iniciativa del Colectivo Synusia. OSHWCon tiene entre sus objetivos ser un espacio de divulgación y colaboración para aquellos interesados en la electrónica basada en hardware libre.

Talleres, conferencias y demostraciones se dieron cita en un ambiente de camaradería y cordialidad consecuencia, quizás, del marco que ofrece una institución docente como es el Padre Piquer.  Iniciativas como esta hacen posible el intercambio de experiencias y son un valioso eslabón en la cadena de la innovación. No olvidemos que los proyectos en apariencia más humildes pueden ser el germen de un gran proyecto empresarial.

Este año las impresoras 3D basadas en Arduino han sido las grandes protagonistas. Estas impresoras permiten fabricar objetos en tres dimensiones mediante la extrusión de plásticos. En este sentido, en OSHWCon 2012 conocimos el proyecto CloneWars cuya meta es crear una dinastía de impresoras 3D autoreplicantes. Es decir, impresoras 3D que sean capaz de fabricar las piezas para construir nuevas impresoras. Transcurridos 8 meses, el árbol genealógico de CloneWars cuenta con 4 generaciones… y sigue creciendo…

Con permiso de Arduino; la robótica, las comunicaciones inalámbricas o las redes de sensores también tuvieron un espacio en el completo programa de actividades de la segunda edición de OSHWCon 2012. Simplificando mucho (para los recién llegados) y pidiendo disculpas (a los más veteranos) por la comparación quizás exagerada,  Arduino representa para el mundo del hardware lo que Linux fue al software. Es decir, Arduino es una plataforma hardware basada en los principios del código abierto que permite, de una manera sencilla, abordar proyectos  electrónicos.

En esta pequeña reseña no pretendo adentrarme en los arcanos de Arduino. Si te interesa el tema en Internet puedes encontrar abundante información de gran calidad. Solo indicaré que Arduino consta de una pequeña tarjeta  equipada con un microcontrolador ATmega de la firma Atmel. Esta tarjeta dispone de puertos de entra y salida que permiten la conexión con otros dispositivos. La pieza esencial de Arduino, la que hace que sea tan potente y accesible para todo el mundo, es el entorno de programación que instalaremos en nuestro ordenador a través del cual, mediante un lenguaje de alto nivel, elaboraremos los programas que más tarde se ejecutarán en el microcontrolador ATmega de la tarjeta de Arduino.

OSHWCon www.oshwcon.org
Proyecto CloneWars asrob.uc3m.es/index.php
Arduino arduino.cc

Jobs y el liderazgo de la innovación

octubre 27, 2011 on 4:00 pm | In innovación | 1 Comment

Adolfo García | En las horas previas al lanzamiento en España de la biografía de Steve Jobs no puedo evitar compartir una pequeña reflexión sobre el liderazgo de la innovación.

Meses antes del fallecimiento de Steve Jobs, coincidiendo con el abandono de su cargo de CEO, se empezó a especular sobre quién le sucedería. Quizás, en cualquier otra compañía, este debate no habría trascendido más allá de los círculos especializados pero en Apple la situación era distinta por su carácter tan personalista. En nuestras cabezas se ha instalado la idea de que Jobs es el artífice de los grandes éxitos de Apple.  Solo hay que recordar -como si de un relato épico se tratara- como Steve Jobs es desterrado de la compañía que fundó para volver años más tarde a rescatarla de la inminente catástrofe.

En su persona Jobs reunía una serie de atributos con los que era más fácil  liderar la innovación rupturista a la que Apple nos tiene acostumbrados. Por citar algunos:

  • Visionario. Capacidad para identificar tendencias. Predecir necesidades futuras. Imaginar productos y modelos de negocio. Identificar y reconocer el talento en las personas. Permeabilidad a las buenas ideas, aunque estas vengan de fuera.
  • Criterio técnico. Perfeccionismo. Experiencia.
  • Capacidad de comunicación. Personalidad. Carácter.
  • Poder.

En resumen, Jobs sabía apostar por una (buena) idea. Era capaz de poner a trabajar a toda la empresa en ella hasta que esta se transformaba en un producto perfecto y, sobre todo, tenía el suficiente poder para imponer su criterio en el Consejo de Administración.

En modo alguno dudo que Apple no pueda sobrevivir a Jobs pero nada será igual. De Tim Cook, el nuevo CEO, se ha escrito que es un brillante gestor que ha cosechado importantes éxitos en ventas, servicio postventa y operaciones. Su perfil se asemeja más al de un Consejero Delegado tradicional. Sin duda tendrá el apoyo de su equipo de innovación e ingenieros en la definición de los futuros productos pero ¿Tendrá poder suficiente para que una compañía como Apple marche -sin fisuras- en la misma dirección? ¿Cuántas veces tendrá que soportar escuchar “Steve lo habría hecho de otra forma”?

Habrá que ojear -que no leer de principio a fin- la voluminosa biografía (656 páginas…) para conocer algún detalle más sobre el estilo de gestión de Jobs. Lo relativo a su vida personal me interesa poco, muy poco, nada, absolutamente nada.

En el Olimpo de Internet están inquietos

septiembre 12, 2010 on 3:52 pm | In innovación, internet, telecomunicaciones | 1 Comment

Adolfo García Yagüe | Durante el verano apenas han tomado vacaciones, todo lo contrario. No han parado de hacer anuncios y movimientos corporativos con el propósito consolidar sus posiciones y, en la medida de lo posible, incrementar su poder.

El pasado mes de agosto comenzó con el sorprendente anuncio de Google y Verizon apoyando la tesis de un nuevo modelo de acceso a Internet en el que sea posible priorizar ciertos servicios, en particular cuando se accede a través de las redes de telefonía móvil. Esta propuesta no es novedosa. Como comenté en un post anterior, desde hace tiempo esta ha sido una de las aspiraciones de los grandes operadores. Estos justifican su posición argumentando que este es el único camino para sostener su rentabilidad, a la vez que siguen invirtiendo en infraestructuras para ser más competitivos y ofrecer mejor servicio al usuario. Lo llamativo de la noticia es que sea Google quien se alinee con las tesis de los operadores. Por supuesto, Facebook, Skype, Amazon y eBay entre otros, no tardaron en poner el grito en el cielo ante semejante anuncio recordándonos que parte del éxito de Internet reside en su neutralidad. Por su parte, operadores de la talla de AT&T calificaron la propuesta de razonable. Mi impresión es que Google tenía que hacer este anuncio para relajar tensiones con los operadores ya que empieza a tener demasiados frentes abiertos (antimonopolio en EE.UU., privacidad en la UE, censura en China…). Por otra parte no es ningún secreto que Google dispone de una importante infraestructura de comunicaciones y CPDs repartidos por todo el mundo. Por lo tanto parece lógico ir alineándose con el resto de global carriers por si las cosas se ponen feas…

Otra noticia relevante fue la entrada de Telefónica en el capital de Tuenti. Al igual que Google mira de reojo a los operadores, es legítimo que estos quieran estar presentes en el negocio de los servicios web.

La entrada en Tuenti se enmarca en una estrategia de mayor calado con la que Telefónica tiene intención de convertirse en un proveedor global de servicios. En este sentido, el mes de septiembre comenzó con el anuncio de Julio Linares -consejero delegado de Telefónica- presentando una nueva división para desarrollar servicios en Internet. Las noticias que han trascendido sobre este asunto nos hablan de siete grupos verticales dedicados a comunicaciones máquina-máquina, salud, productos bancarios o seguridad virtual. Además de Tuenti, en esta línea estratégica se situaría la adquisición el año pasado de Jajah (proveedor de telefonía IP) o la reciente presentación de su Unidad Global de e-Health.

Antes de pasar página de Telefónica es obligado recordar las declaraciones del Sr. Linares (también durante este verano) reflexionando sobre la sostenibilidad del actual modelo tarifario versus infraestructuras. En su intervención ofreció un dato inquietante: el 5% de los usuarios genera el 75% del tráfico…

Este verano otra de las grandes noticias que nos ha llegado desde el Olimpo de Internet es la posible compra de Skype por parte de Cisco. Parece ser que Skype está ultimando su salida a bolsa y antes de que esta se produzca hay empresas con interés de hacerse con la compañía de telefonía IP. Google y Cisco son dos de los pretendientes conocidos. Para Google esta compra permitiría dar caza al inalcanzable rival de Google Talk y así dominar por completo los servicios de telefonía IP sobre Internet. En cambio para Cisco la adquisición de Skype supondría universalizar su estrategia de telefonía IP corporativa y/o comunicaciones unificadas. Si Cisco logra comprar Skype desbancaría de un plumazo a sus tradicionales competidores de voz para empresas (Alcatel-Lucent, Avaya, Siemens, etc) al permitir que sus call manager y teléfonos IP se conviertan -de la noche a la mañana- en nodos de Skype. Por esta razón no es descabellado pensar que Cisco pueda llegar a convertirse en un operador global de servicios IP sobre Internet, además de fabricante… En este sentido ya ha dado sus primeros pasos con WebEx…

Finalizamos este repaso de lo acontecido durante el verano con Steve Jobs y el anuncio de Ping.fm. Con esta iniciativa es evidente que Apple quiere hacerse un hueco entre MySpace, Facebook o Twiter. Para ello pone a disposición de los usuarios de iPod e iTunes una red social que les permite compartir sus gustos musicales.

Las tribulaciones de Microsoft

mayo 29, 2010 on 7:33 am | In informática, innovación, internet | 2 Comments

Adolfo García | Esta semana, coincidiendo con la llegada del iPad a España, Apple superó a Microsoft en capitalización bursátil. Días antes pudimos leer que Robbie Bach y James J. Allard -las dos cabezas pensantes de la división de entretenimiento y dispositivos Microsoft- abandonan la compañía. Desde numerosos artículos de opinión se han analizado estos hechos poniendo en duda la capacidad innovadora de Microsoft frente a compañías como Apple y Google.

Algún analista considera que Microsoft, desde que se marcho Bill Gates, atraviesa una etapa de baja creatividad en la que sus empleados echan de menos el estímulo e inspiración de su alma máter. Otros opinan que la (supuesta) estrategia orientada a mantener la hegemonía en el mercado a través de nuevas versiones de Windows, Office y Internet Explorer toca a su fin. Algún periodista se atreve incluso a decir que el origen de “tanta desgracia” es culpa de la gestión de Steve Ballmer…

En el diagrama anterior se recogen las inversiones en I+D de las principales compañías de TI durante el pasado año, junto a lo que suponen éstas respecto a los ingresos de cada empresa. En pleno debate sobre quién es mejor, Microsoft y Apple, llama la atención la diferencia existente entre los recursos que destinan ambas compañías a I+D.  También sorprende ver que, en relación a sus ingresos, Apple gasta mucho menos en I+D que Microsoft, Cisco y Google. A la vista de estos datos es fácil concluir que los chicos de Apple son unos genios: gastan poco en I+D y dominan el mundo gracias a sus iCriaturas. La segunda lectura (más simplista todavía) es que Microsoft se ha quedado vacío de ideas y que derrocha dinero en I+D sin inventar nada nuevo.

Dejando a un lado los análisis pasionales (porque no lo olvidemos: en la confrontación entre Apple vs Microsoft vs Google hay mucha pasión que sus gestores saben aprovechar…) nos queda una realidad incuestionable. Me refiero al posicionamiento envidiable de la compañía de Redmond en la ofimática corporativa y el conjunto de soluciones de backoffice. Esto les permite estar en el negocio de la práctica totalidad de las compañías del mundo.  En Internet siguen siendo los primeros con Explorer. Messenger, a pesar de los sucedáneos ofrecidos por las redes sociales, es el chat preferido por la inmensa mayoría. Por citar otro ejemplo más, en la distribución de contenidos, el motor que bombea vídeo bajo demanda en la mayor parte de los operadores de telecomunicaciones tiene marca Microsoft IPTV; y en el entretenimiento xbox no es un player a menospreciar…

Es difícil logar y mantener el éxito absoluto en todas las iniciativas, sobre todo cuando enfrente tienes competidores de la talla de Google y Apple, sin perder de vista a Oracle, IBM o Adobe.  Por esta razón Windows Live y Bing seguirán siendo una buena alternativa, pero nunca lograran alcanzar a Google; y Zune, Windows Phone y Windows Media perdieron la batalla contra Apple.

Los Tónicos de la Voluntad para tiempos de crisis

enero 22, 2010 on 5:00 pm | In descarga textos pdf, innovación | No Comments

Adolfo García Yagüe | En España, lo que empezó como una crisis financiera internacional poco a poco va minando nuestra autoestima. Aquí, la citada crisis hizo que reventara la burbuja inmobiliaria en la que vivíamos, poniendo de relieve que no somos un país ni tan grande, ni tan poderoso como nuestros políticos se esforzaban en hacernos creer días antes…

En este estado de cosas, sorprende ver y escuchar a los políticos con que alegría, soltura y promiscuidad hablan de “cambiar de modelo económico”,  “potenciar la innovación”, “desarrollar la sociedad del conocimiento” y otras tantas perlas enlatadas con las que adornan sus discursos. Da la sensación que esto es tan fácil como cambiar de pendientes o elegir una corbata que haga juego con aquel traje. A mi parecer, está gratuidad en la forma de expresarse de la clase política (y la de muchos periodistas…) solo provoca que las frases antes citadas pierdan su valor y significado para el resto de los ciudadanos.

[modo ironía on] El modelo económico hacia el que nos quieren dirigir nuestros gobernantes, como si de una Tierra Prometida se tratara, es un sitio adorable. Allí todos desarrollaremos un trabajo intelectual de primera magnitud. Viviremos rodeados de tecnología e información y adoraremos a un ente abstracto llamado Conocimiento. A nuestros políticos solo les queda añadir que la enfermedad y el resto de calamidades no existirán en el nuevo modelo. [modo ironía off]

Es evidente la necesidad de un cambio pero -a pesar del optimismo de nuestros dirigentes- no es tarea fácil ni inmediata. No olvidemos que una economía basada en la innovación, la tecnología o el conocimiento tiene, por lo general, como paso previo la labor científica. Y no nos engañemos, nuestro país, a pesar de contar con gran número de titulados y un presupuesto nada desdeñable, nuca ha sido una potencia haciendo ciencia. Como ya recordaba gran nuestro sabio Santiago Ramón y Cajal en su obra Los Tónicos de la Voluntad, “La prosperidad duradera de las naciones es obra de la ciencia y de sus múltiples aplicaciones al fomento de la vida y de los intereses materiales”

De la lectura de los párrafos anteriores podéis deducir porqué sugiero en estos momentos la lectura de Los Tónicos de la Voluntad, cuyo título, para ser exactos, es “Reglas y Consejos sobre Investigación Científica”.  Este libro está basado en el discurso que leyó Cajal el 5 de diciembre de 1897 con ocasión de su ingreso en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Posteriormente, a iniciativa del Dr. Lluria y con numerosos retoques y desarrollos del propio Cajal, la obra empezó a imprimirse como libro para ser regalado entre estudiantes y aficionados a las tareas de laboratorio.

Esta obra es considerada como uno de los mejores tratados sobre la investigación científica, el entorno social que la favorece y, lo más importante, la actitud y motivaciones del científico. Un capítulo no menos interesante es aquél en el que Cajal expone y razona las posibles causas del atraso de España en temas científicos. Aunque se redactó hace más de 100 años gran parte de los consejos y observaciones de Cajal son totalmente vigentes. Durante su lectura también advertiréis que alguna de sus afirmaciones hoy resultan anacrónicas, en particular las que hacen referencia al papel de la esposa en la vida del hombre de ciencia, o las alusiones a la raza española o el patriotismo.

A pesar de su antigüedad, esta obra se sigue editando. Creo que es un libro de lectura obligada para cualquiera que sienta una mínima curiosidad por la ciencia, la innovación y el progreso de las naciones. Si todavía te queda alguna duda a continuación te dejo algunos fragmentos.

Consideraciones sobre los métodos generales
Al tratar de métodos generales de investigación, no es lícito olvidar esas panaceas de la invención científica que se llaman el Novun Organum, de Bacon, y el Libro del Método, de Descartes […] Libros son éstos por todo extremo excelentes para hacer pensar, pero en ningún modo tan eficaces para enseñar a descubrir […] Tengo para mí que el poco provecho obtenido de la lectura de tales obras y, en general, de todos los trabajos concernientes a los métodos filosóficos de indagación, depende de la vaguedad y generalidad de las reglas que contienen, las cuales, cuando no son fórmulas vacías, vienen a ser la expresión formal del mecanismo del entendimiento en función de investigar. Este mecanismo actúa inconscientemente en toda cabeza regularmente organizada y cultivada […] Harto más eficaz es la lectura de la obras de los grandes iniciadores científicos, tales como Galileo, Keplero, Newton, Lavosier; Geoffroy Saint-Hilaire, Faraday, Ampère, Cl. Bernard, Pasteur, Virchow, Liebig, etc; y, sin embargo, es fuerza reconocer que, si carecemos de una chispa siquiera de la espléndida luz que brilló en tales inteligencias, y de un eco al menos de las nobles pasiones que impulsaron a caracteres tan elevados, la erudición nos convertirá en comentadores entusiastas o amenos, quizás en beneméritos divulgadores científicos, pero no creará en nosotros el espíritu de investigación […] Apresurémonos, pues, a declarar que no hay recetas lógicas para hacer descubrimientos, y menos todavía para convertir en afortunados experimentadores a personas desprovistas del arte discursivo natural a que antes aludíamos. Y en cuanto a los genios, sabido es que difícilmente se doblegan a las reglas escritas: prefieren hacerlas. Como dice Condorcet, “las medianías pueden educarse, pero lo genios se educan por si solos”.

 

Admiración excesiva a la obra de los grandes iniciadores científicos
Entre las preocupaciones más funestas de la juventud intelectual contamos la extremada admiración a la obra de los grandes talentos y la convicción de que, dada nuestra cortedad de luces, nada podremos hacer para continuarla o completarla. Esta devoción excesiva al genio tiene su raíz en un doble sentimiento de justicia y de modestia, harto simpático para ser vituperable; mas, si se enseñorea con demasía del ánimo del novicio, aniquila toda iniciativa e incapacita en absoluto para la investigación original. Defecto por defecto, preferible es la arrogancia al apocamiento: la osadía mide sus fuerzas y vence o es vencida; pero la modestia excesiva huye de la batalla y se condena a vergonzosa inacción.

La Naturaleza nos brinda a todos con una riqueza inagotable, y no tenemos motivo para envidiar a los que nos precedieron, ni exclamar como Alejandro ante las victorias de Filipo: “Mi padre no me va a dejar nada que conquistar”

¡Qué gran tónico sería para el novel observador el que su maestro, en vez de asombrarlo y desalentarlo con la sublimidad de las grandes empresas acabadas, le expusiera la génesis de cada invención científica, la serie de errores y titubeos que la precedieron, constitutivos, desde el punto de vista humano, de la verdadera explicación de cada descubrimiento!. Tan hábil táctica pedagógica nos traería la convicción que el descubridor, con ser un ingenio esclarecido y una poderosa voluntad, fue, al fin y al cabo, un hombre como todos […] Lejos de abatirse el investigador novicio ante las grandes autoridades de la Ciencia, debe saber que su destino, por ley cruel, pero ineluctable, es crecer un poco a costa de la reputación de las mimas. Pocos serán los que, habiendo inaugurado con alguna fortuna sus exploraciones científicas, no se hayan visto obligados a que quebrantar y disminuir algo el pedestal de algún ídolo histórico o contemporáneo.

En la vida de los sabios se dan, por lo común, dos fases: la creadora o inicial, consagrada a destruir los errores del pasado y al alumbramiento de nuevas verdades, y la senil o razonadora (que no coincide necesariamente con la vejez), durante la cual, disminuida la fuerza de producción científica, se defienden las hipótesis incubadas en la juventud, amparándolas con amor paternal del ataque de los recién llegados […] Empero no basta demoler: hay que construir. La crítica científica se justifica solamente entregando, a cambio de un error, una verdad: Por lo común la nueva doctrina surgirá de la ruinas de las abandonadas, y se fundará estrictamente sobre los hechos rectamente interpretados.

 

Creencia en el agotamiento de los temas científicos
He aquí otro de los falsos conceptos que se oyen a menudo a nuestros flamantes licenciados: “Todo lo substancial de cada tema científico está apurado; ¿Qué importa que yo pueda añadir algún pormenor, espigar en un campo donde más diligentes observadores recogieron copiosa mies? Por mi labor, ni la Ciencia cambiará de aspecto, ni mi nombre saldrá de la oscuridad”. […] Así habla muchas veces la pereza, disfrazada de modestia. Así discurren algunos jóvenes de mérito al sentir los primeros desmayos producidos por la consideración de la magna empresa […] En su anhelo por satisfacer la deuda honrosa contraída con sus maestros, el novel observador quisiera encontrar un filón nuevo y a flor de tierra, cuya fácil exploración levantara con empuje su nombre; mas, por desgracia, apenas emprendidas las primeras exploraciones bibliográficas reconoce con dolor que el metal yace a gran profundidad y que el yacimiento superficial ha sido casi agotado por observadores afortunados llegados antes que él, y que ejercitaron en cómodo derecho de primeros ocupantes […] No paran mientes lo que así discurren que si hemos llegado tarde para unas cuestiones, hemos nacido demasiado temprano para otras, y en que, a la vuelta de un siglo, nosotros vendremos a ser, por la fuerza de las cosas, los acaparadores de ciencia, los desfloradotes de asuntos y los esquilmadores de minucias. […] No es lícito, empero, desconocer que existen épocas en la cuales, a partir de un hecho casualmente descubierto o de la creación de un método feliz, se realizan en serie, y como por generación espontánea, grandiosos progresos científicos.

 

Culto exclusivo a la ciencia llamada práctica
Otro de los vicios del pensamiento que importa combatir a todo trance es la falsa distinción en ciencia teórica y ciencia practica, con la consiguiente alabanza de la última y el desprecio sistemático de la primera. Y este error se propala inconscientemente entre la juventud, desviándola de toda labor de inquisición desinteresada.

No son, ciertamente, las gentes del oficio las que incurren en semejante falta de apreciación, sino muchos abogados, literatos, industriales y, desgraciadamente, hasta algunos estadistas conspicuos, cuyas iniciativas de tan graves consecuencias pueden ser para la obra de la cultura patria.

A estos tales no se les caen de la boca las siguientes frases: “Menos doctores y más industriales. Las naciones no miden su grandeza por lo que saben, sino por la copia de conquistas científicas aplicadas al comercio, a la industria, a la agricultura, a la medicina y al arte militar […] Tal es el cúmulo de ineptas que a cada paso formulan los que, al viajar por el extranjero, ven, por un espejismo extraño, el progreso en los efectos y no en las causas; los que en sus cortos alcances, no advierten esos hilos misteriosos que enlazan la fábrica con el laboratorio, como el arroyo a su manantial […] En Alemania, en Francia, en Inglaterra, la fábrica vive en íntima comunión con el laboratorio, y por lo común el iniciador mismo de la verdad científica dirige, ora por sí, ora mediante sociedades explotadoras, el aprovechamiento industrial.

Cultivemos la ciencia por sí misma, sin considerar por el momento las aplicaciones. Estas llegan siempre; a veces tardan años; a veces, siglos. Poco importa que una verdad científica sea aprovechada por nuestros hijos o por nuestros nietos. Medrada andaría la causa del progreso de Galvani, si Volta, si Faraday, si Herz, descubridores fundamentales de la ciencia de la electricidad, hubieran menospreciado sus hallazgos por carecer entonces de aplicación industrial.

Pretendida cortedad de luces
Para justificar deserciones y desmayos alegan algunos falta de capacidad para la ciencia. “Yo tengo gusto por los trabajos de laboratorio –nos dicen-, pero no sirvo para inventar nada.” Cierto que hay cabezas refractarias para la labor experimental, y entre ellas contamos todas las incapaces de atención prolongada y exentas de curiosidad y de admirabilidad por las obras de la Naturaleza. Pero la inmensa mayoría de los que se confiesas incapaces, ¿lo son positivamente? ¿No exageran, tal vez, las dificultades de la empresa y la penuria de sus aptitudes? Tal creemos, ya añadiremos aún que muchos toman habitualmente por incapacidad la mera lentitud del concebir y del aprender, y, a veces, la propia pereza o falta de alguna cualidad de orden secundario, como la paciencia, la minuciosidad, la constancia, atributos que se adquieren pronto con el hábito del trabajo y la satisfacción del éxito.

En nuestro concepto, la lista de aptos para la labor científica es mucho más larga de lo que se cree, y se componen, no sólo de los talentos superiores, de los fáciles, de los ingenios agudos, codiciosos de reputación y ansiosos de enlazar su nombre a una obra grande, sino también de esos entendimientos regulares, conocidos con el dictado de mañosos, por la habilidad y tino con que realizan toda obra manual; de esos otros dotados de temperamento artístico y que sienten con vehemencia la belleza de las obras de la Naturaleza; en fin, de los meramente curiosos, flemáticos, cachazudos, devotos de la religión de lo menudo y capaces de consagrar largas horas al examen del más insignificante fenómeno natural.

Como han afirmado muchos pensadores y pedagogos, el descubrimiento no es fruto de ningún talento originariamente especial, sino del sentido común mejorado y robustecido por la educación técnica y por el hábito de meditar por los problemas científicos. Así, pues, quien disponga de regular criterio para guiarse en la vida, lo tendrá también para marchar desembrazado por el camino de la investigación.

El cerebro juvenil posee plasticidad exquisita, en cuya virtud puede, a impulsos de un enérgico querer, mejorar extraordinariamente su organización, creando asociaciones interideales nuevas, depurando y afinando el juicio.

Las deficiencias de la aptitud nativa son compensables mediante un exceso de trabajo y atención. Cabria afirmar que el trabajo sustituye al talento o, mejor dicho, crea el talento.

En la mayor parte de los casos, eso que llamamos talento genial y especial, no implica superior cualitativa, sino expeditiva, consistiendo solamente en hacer de prisa y con brillante éxito lo que las inteligencias regulares elaboran lentamente, pero bien. En vez de distinguir los entendimientos en grandes y pequeños, fuera preferible y más exacto (al menos en muchos casos) clasificarlos en lentos y rápidos. Los entendimiento rápidos son ciertamente los más brillantes y sugestivos; son insustituibles en la conversación, en la oratoria, en el periodismo, en toda obra en que el tiempo sea un factor decisivo; pero en la empresas científicas los lentos resultan tan útiles como los rápidos […] Aún osaríamos añadir que, por una compensación muy común, las cabezas lentas poseen gran resistencia para la atención prolongada, y abren ancho y profundo surco en las cuestiones; mientras que las rápidas suelen fatigarse pronto, después de haber apenas desbrozado el terreno.

Si, a despecho de los esfuerzos hechos por mejorarla, nuestra memoria es inconstante y poco tenaz, administrémosla bien. Como dice Epicteto: “Cuando en el juego de la vida vienen malas cartas, no hay más remedio que sacar el mejor partido posible de las que se tienen” […] Por compensación, los escasamente memoriosos de palabras y de frases, suelen gozar de excelente retentiva de ideas y de series de razonamientos. Ya Locke notó que los dotados de gran ingenio y pronta memoria no sobresalen en el juicio.

Biblioteca
Cajal, 1897 – Reglas y Consejos sobre Investigación Científica

Los imperios del futuro serán los imperios de la mente

agosto 5, 2009 on 9:20 pm | In innovación | No Comments

Juan Enríquez Cabot – Octubre 2002
Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller, Universidad de Harvard

Muchos países pensaron que podrían abrir sus fronteras y adaptar nuevas tecnologías,…sin cambiar su economía. Fallaron y desaparecieron, dando paso a nuevas naciones. Tres de cada cuatro himnos, banderas y fronteras no existían hace cincuenta años. Esto pasó y sigue pasando en África, Asia, Europa y Oceanía. Es decir a lo ancho y a lo largo del mundo, salvo hasta ahora en las Américas. Parece que nos imaginamos inmunes, pero nadie lo es a la tecnología. Quienes controlan su inflación y presupuesto pero no adoptan y generan nuevos conocimientos, se pueden volver irrelevantes y desaparecer. Mientras hay un crecimiento sin precedentes en genética, electrónica, cómputo y micro materiales, la mayor parte de Latinoamérica sigue al margen de estos cambios y su población se vuelve cada día mas pobre.

Imaginemos un poco… Estamos sentados en un café, en una ciudad europea como Londres, París, o Madrid. Es 12 de octubre de 1492. Si así fuera, no nos daríamos cuenta de que el mundo acaba de cambiar. Y lo ha hecho de tal manera que afectará la forma en que todos íbamos a vivir. Este hecho determinaría lo que aprenderían nuestros hijos, cambiaría el mapa del mundo. Lo curioso de ese cambio es que, inclusive, las muy pocas personas que participaron del cambio de aquel 12 de Octubre …tampoco se habían dado cuenta de lo que habían hecho.

Ahora, quisiera que reflexionaran y entendieran que el 12 de Febrero de 2001 también cambió el mundo; ya que apareció el mapa más importante que se ha hecho en la historia reciente de la Humanidad. Es un mapa que lo van a memorizar -junto con la fecha- sus nietos, bisnietos, tataranietos. Muchos de nosotros todavía no entendemos a qué continente llegamos. Tampoco entendemos que hay un nuevo mapa, pero que ya no es plano.

El mundo ya cambió. Me estoy refiriendo al mapa de la secuencia genética del ser humano. A partir del 12 de Febrero de 2001, cualquiera de ustedes que tenga acceso a una computadora y a Internet, puede entrar a www.science.aol y ver de qué estamos hechos. Ese mapita cambia todo, porque antes de esa fecha no sabíamos. A partir de entonces, estamos modificando las bahías de los continentes, estamos afinando las penínsulas, estamos poniéndole nombre a muchas cosas, estamos empezando a entender que no llegamos a Asia, que llegamos a América y que es un continente completamente distinto del que pensó que llegaba Colón.

Pero el mundo es muy distinto y déjenme explicarles por qué. Si ustedes toman cualquier aparato que usan a diario, un teléfono celular por ejemplo, funciona como un alfabeto de dígitos, igual que los beepers, las calculadoras, los radios y los CD’s. Si ustedes piensan lo que hace un micrófono es simplemente transmitir una serie de códigos escritos en unos y ceros. Si presiono el botón de una computadora y le cambio la pantalla de azul a verde, lo que estoy haciendo es tomar ese código, lo corto y lo sustituyo por uno distinto. Todo lo que hago cuando disco por teléfono celular, cuando uso la computadora, cuando transmito una imagen digital, …es cambiar una línea de unos y ceros. No es muy complicado y puedo resumir todo lo que hago en un CD: fotografías, voz, una canción, un documento y cualquiera de esos instrumentos va estar diseñado en unos y ceros. Si cambio este código -cambio los unos y ceros que hay dentro de un CD- cambio sus funciones; es decir, lo que hace. Puedo mandar un correo electrónico, puedo modificar una tabla de cálculo, puedo cambiar la ecuación para fabricar una bomba.

De lo que los quiero convencer es que una manzana, o una naranja o un plátano o una hoja, o una cabra, ahora son discos digitales. Que lo que está dentro (la pulpa de la fruta) es sólo el paquete pero lo que está dentro de la semilla es un código muy similar a un código digital, sólo que está escrito en las cuatro bases que forman el ADN. Entonces, cada código de la doble hélice de ADN está formado por 4 bases:

• adenina (A),
• timina (T),
• citosina (C),
• guanina (G),

y que toda la vida, sea humana, de un ratoncito o de un árbol de plátanos, se codifica de la misma manera.

Puedo tomar estos códigos y modificarlos. La compañía Dupont, por ejemplo, ya tomó una mazorca de maíz, modificó su código genético de tal manera que cuando se lo cultiva, en vez de producir algo comestible, produce una fibra que es un poliéster que se siente como seda. Ya estamos cultivando poliéster en maíz. También ya estamos cultivando vacunas contra el cólera en árboles de plátano. Se está cultivando seda –que producía una araña– adentro de la leche de una cabra y todo eso se realiza de la misma manera, es decir, modificando el código digital en la electrónica, modificando su código genético. Y eso va a ser lo que va a empujar la economía mundial.

Pero déjenme ir para atrás y comentar cómo y por qué va a pasar eso. Ahora que tenemos el código genético completo de los seres humanos y de los ratoncitos, si nos ponemos a pensar cuáles son las diferencias entre ellos, resulta que la diferencia es relativamente mínima. Resulta que Clinton tiene 30.000 genes –bueno al día de hoy 26.888 (+ -12.000, porque todavía no está muy claro el mapa) y que Bush también, porque la diferencia entre uno y otro es 0.001 por ciento. Ello se debe a que de los 3.000 millones de letras que tienen adentro de cada célula, solamente codifica el tres por ciento. De allí que la diferencia real entre un ser humano y otro, aunque parezcan tan distintos o aunque se dediquen a la política, es el 0,001 por ciento multiplicado por el 3 por ciento: esto es, absolutamente mínima.

Lo sorprendente, es que este espécimen (un ratón común) que también tiene 30.000 genes, Bill Clinton, George Bush, o ustedes, muestran una diferencia mínima. El 85 por ciento de las letras que tiene un ratoncito en su código genético es idéntica a las suyas. La diferencia en número de genes entre lo que tiene el ratón y lo que tenemos nosotros son 300 genes, sobre un total de 26.588. ¿Será por eso que, a veces, de vez en cuando, la gente se parece a los animales? Si no somos tan distintos de los perros, los gatos y los políticos, la pregunta es por qué -o cómo- nos volvemos la civilización dominante. ¿Por qué estamos en este cuarto jugando con una máquina en vez de estar en un árbol comiendo bananas?

La diferencia es nuestra habilidad para usar y transmitir conocimientos. El hombre de Neandertal se vuelve una especie en extinción en el momento en que el Horno Sapiens empieza a dibujar sobre paredes de las cuevas. Iniciaba así la transmisión de conocimientos en un alfabeto no abstracto, muy difícil de estandarizar, no portátil; que difería de tribu a tribu y de clan a clan, pero que transmitía suficiente información para poder decirle a sus hijos, a sus nietos “Esta es una de las maneras de ver el mundo”. Y era una manera eficaz de transmitir conocimientos.

Pasaron unos miles de años y los chinos y los japoneses dominan el mundo durante un par de miles de años. De las catorce dinastías chinas, doce de ellas duraron más que toda la historia de Estados Unidos como país independiente. Fue la civilización dominante del planeta. Pero tenía un alfabeto muy complejo: una máquina de escribir en China tenía un mínimo de 10.000 caracteres distintos y era casi del tamaño de una mesa, por lo que se tomaba difícil de entender, de aprender, de memorizar y de transmitir. Sin embargo, ello fue suficiente para que esta civilización fuera la primera en tener servicio civil, compás, pólvora, papel, libros y dominara el mundo durante 2.000 años.

Los griegos, los árabes y los europeos, siendo un poquito menos imaginativos y listos, inventan un alfabeto más sencillo de 22 letras (o, dependiendo de los Humores de la Red Academia Española, de 28 o 29 letras). Fue un alfabeto suficiente para transmitir todos los conocimientos chinos, mucho más rápido, con mayor certeza, y portabilidad. Surge la Biblia de Gutenberg, surgen todos los libros y este es libro de la civilización dominante del planeta. ¿ Por qué los europeos? Porque pueden usar y transmitir conocimientos de una manera más eficaz que cualquier otra civilización de ese momento, sobrepasando a los chinos.

En la actualidad, la civilización dominante del planeta habla un idioma muy sencillo, basado en dos letras: el alfabeto digital. Los países que hablan el alfabeto digital son los países ricos. Los países que no hablan el alfabeto digital, que no codifican, que no venden computadoras, teléfonos digitales, programas de entretenimiento digital, fotografía digital, son los países que cada día se vuelven más pobres. ¿ Por qué? Porque en términos netos, son analfabetos en el idioma que domina la economía del planeta. Este alfabeto es tan suficientemente eficaz que con él se pueden hacer cosas, que de otra forma serían imposibles. Si yo les canto, ustedes van a llegar a sus casas y le van a decir a los suyos “Este cuate cantaba así”, y van a hacer una imitación . . . que no será lo mismo. Pero si ustedes lo graban con unos y ceros pueden transmitir exactamente cómo canté y pueden transmitir unos conocimientos que con un alfabeto más complicado de 26 letras, no podrían. El nuevo alfabeto se ha vuelto tan eficaz que permite transmitir la biblioteca más grande del mundo – la del Congreso de los Estados Unidos – a través de un único cable de fibra óptica …en sólo 1,6 segundos. El volumen la cantidad y la eficacia de la transmisión de los datos es lo que está manejando la economía mundial. Ese fue el 19,1 por ciento del crecimiento económico de Estados Unidos el año pasado.

Ahora viene un nuevo alfabeto, el genético, que será el dominante en el mundo. Y van a ser los países dominantes del mundo aquellos pueblos y civilizaciones que lo entiendan y lo hablen; es decir, cuyos niños entiendan ciencia y hablen este idioma. No me queda claro cuáles van a ser esas civilizaciones, pero tengo claro que una de ellas no va a ser Europa.

* * *

¿Qué es lo que le ha pasado a Argentina? En 1900 era uno de los países más ricos. Para 1960 pese a una serie de gobernantes de cuestionable habilidad, seguía siéndolo. ¿Por qué? Porque en ese momento, la tercera parte de la economía mundial era agricultura, la tercera parte era industria y el resto, eran servicios. Y por servicios, entiendan conocimientos: no son mozos, ni gente que hace hamburguesas. Son personas que sacan patentes, los consultores, los que hacen seguros, los que hacen leyes, investigación tecnológica, los que hacen CD’s y programas de computación.

Avancemos desde 1960 a 1998. El 4% de la economía mundial es agricultura, y no porque la agricultura en términos de volumen o en términos numéricos sea menor; sino porque la economía mundial creció a tal nivel en los otros aspectos que la agricultura parece, comparativamente, mucho menor. La industria sigue en el mismo nivel, una tercera parte de la economía mundial, y los servicios ahora son dos terceras partes del crecimiento mundial.

Los servicios se manejan en un idioma, el digital. Esto quiere decir que un joven que no se graduó en la Universidad de HARVARD, que sale un año antes de lograr su diploma de licenciatura, puede acumular una cuenta bancaria que es el equivalente a todo lo que producen los habitantes de Israel en un año, o Malasia, o Singapur o Venezuela. Y que si ese señor se levanta de mal humor un día y cambia sus cuentas de bancos y de seguros, mueve la economía de un país. Eso significa que su compañía, el día que decida moverse de lugar, mueve una economía del tamaño de Canadá. Esa es la diferencia, lo muy distintivo entre la vieja y la nueva economía. En una Economía del Conocimiento – donde se puede generar mucha riqueza a corto plazo y esa riqueza depende del conocimiento digital – la economía de un país puede desaparecer en una semana.

Esto tiene serias implicancias para los países que no entienden por qué tienen que darle educación a sus ciudadanos, por qué hay que darles seguridad y por qué hay que respetar los derechos humanos. Es por esas razones por las que, del 100 por ciento de jóvenes que China manda a estudiar a Estados Unidos, sólo regresa el 15 por ciento. Mientras tanto, aquellos que siguen produciendo oro, petróleo, uranio, trigo o ganado, se vuelven cada día más pobres. Porque en términos de índices económicos, un commodity, un bien básico, una materia prima, vale hoy el 20 por ciento de lo que valía en 1845. Y aquellos pueblos que siguen tratando de competir vendiendo materias primas sin conocimientos, son cada día más pobres. Por eso, los pueblos más ricos del mundo no son los petroleros, a menos que uno considere como grandes potencias a la ex URSS, Nigeria, Sudáfrica, Arabia Saudita, Irak, Irán, o México.

¿Qué es lo que está pasando en América Latina? En 1985, México, Brasil, Argentina y Corea generaban más o menos el mismo número de patentes anuales que Estados Unidos. ¿Por qué nos deben importar el número de patentes que se generan en EEUU por año? – Porque si ésta es una Economía del Conocimiento y uno no genera conocimientos, ni los protege ni los vende, uno no tiene de qué vivir. La buena noticia es que de 1985 a 1998, el número de patentes generado en México, Brasil y Argentina se duplicó. Ya estamos generando cerca de 100 patentes en cada uno de nuestros países. La mala noticia, es que en el mismo período, Corea aumentó de 50 patentes anuales a 3.400. Que sólo la compañía coreana Samsung es el cuarto productor de patentes totales en EE.UU. En Corea ahora se necesitan 13.000 coreanos para lograr una patente en EE.UU.; pero se necesitan 760.000 argentinos, 1.200.000 mexicanos y 1.800.000 brasileños.

Si ustedes me creen que este mundo está transitando de una economía de bienes básicos a una Economía del Conocimiento – y esta es la tendencia y estos son los recursos necesarios para patentar algo – adivinen qué país va a ser más rico a corto plazo y qué países van a ser cada día más pobres.

¿Qué es lo que está pasando en México? México tiene un Tratado de Libre Comercio, ya que abrió sus fronteras con EEUU, y aumentó sus exportaciones. Además, hizo una serie de cosas como los mismos ajustes que están discutiendo en Argentina. Llevamos 24 años de hacer ajustes, pero tenemos un pequeñísimo problema: a la hora de sentarnos a ver quiénes ocupan los primeros 15 lugares de patentes en México, nos damos cuenta de que son Procter & Gamble, 3M, Basf, Kimberley Clarke, Bayer, Pfizer, Novartis, Hoesch, Johnson & Johnson, AT&T, Samsung, Ely Lilly, Loreal, Motorola y Good Year. Todas mexicanas, ¿Verdad?. Si ésos son los que generan patentes y venden conocimiento, ¿Adivinen qué les pasa a los ingresos de los mexicanos, aunque tengan baja inflación? – Y eso ocurre aunque se hagan ajustes financieros y aunque sigan los programas del FMI.

La segunda consecuencia que tiene una economía es que no solamente se puede mover la riqueza física, las cuentas bancarias, sino que también se puede mover la riqueza intelectual. Para una persona que habla el lenguaje genético o el lenguaje intelectual, la opción de quedarse en un laboratorio en un país que no apoya la creación de nueva riqueza, que no apoya laboratorios, que no es competitiva, que no tiene compañeros con quiénes hablar, no es la mejor. Muchas veces, Microsoft llega a las mejores universidades y dice: “Quiero llevarme a los diez mejores alumnos a trabajar conmigo”. Para darles un ejemplo, en el Instituto Tecnológico de Monterrey – que es una de las más grandes escuelas de México – a los 30 mejores alumnos se los lleva Microsoft una semana, con boleto y todo pago, al estado de Washington; los entrevista durante cuatro días y les da tres días de vacaciones, con las mejores comidas, barcos, etc, etc. y acaba contratando a los mejores muchachos. Lo mismo pasa en India, en China: contratan a los mejores y los concentran.

Esta economía es portátil. El país que encuentra a los mejores ciudadanos de otro país, se los lleva. Son más valiosas esas mentes que llevarse una mina. Más valiosas que quedarse con el petróleo de un país. Esto es lo que cuenta, y los países que no le pongan atención a sus recursos humanos, a su educación, a su gente que puede generar patentes, ideas, empresas …. acabarán quebrando.

Veámoslo en términos prácticos: En 1999 IBM generó 2.685 patentes en EEUU y 167 países del mundo juntos generaron menos; apenas 2.500 patentes. Eso quiere decir que una sola compañía puede generar más conocimiento y vender más patentes que 167 países del mundo.

Ahora, vamos por un nuevo idioma. A partir de 1950, dos científicos -Watson y Creek- descifran el modo como se codifica y transmite el código de la vida. Ése, creo yo, fue el descubrimiento más importante del siglo, junto con lo que encontró Einstein. ¿ Qué es lo que pasó? Que el costo de codificar un gen bajó de 150 millones de dólares por gen a 50 dólares por gen. Cuando uno ve una curva de costos que opera de esta manera, se genera una cantidad de información absolutamente brutal. Hay países, compañías, lugares, que entienden este idioma, que están acumulando patentes en estos idiomas; y también hay países que todavía no entienden que ya se descubrió América. Los países que sí lo entendieron y que lograron mejor tecnología acabaron dominando a los que pensaron que se había descubierto algo que no se llamaba América. Por eso es tan importante entender y hablar estos idiomas.

La persona que descifró el genoma humano -mitad científico loco, mitad empresario- se sentó hace tres años y medio y dijo que se le hacía muy lenta esta investigación genética (la que ya estaba en curso), y se planteó hacer la secuencia completa del genoma humano, gesto equivalente a que, en 1960, alguien hubiera entrado en la NASA y dicho que iba a lanzar un cohete a la Luna sin financiamiento del Gobierno, que lo iba a hacer solito. Cuando lo dijo, hace tres años y medio, todo el mundo se rió y retrucaron que “Nosotros, los Gobiernos del mundo de 16 países, 89 laboratorios, estamos gastando 3.000 millones de dólares y vamos a acabar esto antes del 2005”. Y este señor dijo “Yo voy a gastar la décima parte y lo voy a hacer en dos años”. Y cumplió. El 12 de febrero de 2001 lo hizo.

Este hombre, que hace tres años no tenía ninguna compañía, ahora tiene la computadora privada más grande del mundo, tiene el equivalente a seis bibliotecas del Congreso de EEUU en información genética en su sótano, acaba de terminar el mapa genético completo de un ratón. De las 12 enfermedades principales que primero se publicaron, él fue responsable por la publicación de ocho. Es un hombre que en tres años generó una industria que se llama la genómica y que ha dado lugar a una serie de compañías que ahora tienen un valor de mercado similar a lo que produce Argentina en un año. En su laboratorio para estudiar, generar y hacer el mapa genético humano, trabajaban 47 personas.

Todo esto ocurre a una velocidad inmensa, al 50 por ciento más rápido de lo que sucedió la Revolución Digital, y es una revolución que va a cambiar la manera de cómo vemos y entendemos la vida en este planeta. Está cambiando no sólo en términos de la genética, sino en los términos de casi cualquier industria que ustedes quieran ver y, sólo como ejemplo les digo que el principal programa que tiene hoy en día IBM para nuevas computadoras no es para Internet sino para la genética y se llama “Blue Jean”.

El principal programa que tiene Hewlett-Packard (está la publicidad en las calles) tiene la doble hélice del ADN. Si hablan con una farmacéutica les dirá que es la genética lo que está empujando la medicina; si lo hacen con una química como Dupont, les dirá que es la genética lo que está empujando toda su industria. Por eso Pioneer se vuelve parte de Dupont, y por eso las grandes compañías de semillas del mundo fueron compradas por farmacéuticas o por químicas, porque una semilla se vuelve un disco digital; y entonces uno puede reprogramar la vida dentro de una manzana o de una naranja, y eso es lo que será la economía mundial. El año pasado, por primera vez en EEUU, el número de patentes biológicas y de biotecnología excedió el número de patentes de computadoras y telecomunicaciones.

Mientras tanto, nosotros en América Latina, en México por ejemplo, seguimos exportando cada vez más y tenemos un salario mínimo que es el 27 por ciento de lo que ganábamos en 1976. Esto sucede país tras país, tras país: Entra un ministro de finanzas, sale un ministro de finanzas; entra un presidente, sale otro presidente y el país es cada vez más pobre. No porque el que entra sea más tonto, sino porque la agenda de desarrollo económico es equivocada, porque seguimos discutiendo si vamos a hacer una fábrica, una represa o un puerto. Nada de eso importa hoy: Lo que importa hoy son las mentes, la educación, la ciencia.

Importa que esas mentes puedan proteger y vender conocimientos al resto del mundo. Los países que entendieron esto, como Singapur, son los países que van a dominar el planeta; y les recuerdo que en 1965 el primer Ministro de ese país -que era bastante mas pobre que Argentina- se reunió con el primer Ministro de su vecino, Malasia y le pidió que absorbiera su país, su bandera y su Constitución porque no era viable como nación. Les recuerdo que hoy Singapur tiene un ingreso per capita similar al de EE.UU.

También en México privatizamos: de 1.155 empresas que teníamos, nos quedamos con 206 y por la venta de unas 900 obtuvimos 24.000 millones de dólares. Pero se nos olvidó que una vez que se privatiza también hay que regular y hay que cuidar que la gente se porte bien, aún en el sector privado. No regulamos los bancos y tuvimos una pequeña crisis bancaria que nos costó 105.000 millones de dólares, el 18 por ciento del PBI: Otra razón por la que México no tiene ahora un ingreso per cápita similar al de Corea, otra razón por la que México -después de 24 años de reestructuraciones y 4 ministros de Finanzas que han sido luego presidentes- tiene una deuda externa que cada vez crece más con relación a su producto nacional bruto; otro motivo por el cual en Argentina, Uruguay, Brasil y México el PBI per cápita no aumentó entre 1980 y 1994, mientras que sí lo hizo en Mozambique y Pakistán.

Cierro mi exposición, diciéndoles lo que afirmaba Einstein en los años 40: “Todos los imperios del futuro van a ser imperios del conocimiento, y solamente serán exitosos los pueblos que entiendan cómo generar conocimientos y cómo protegerlos; cómo buscar a los jóvenes que tengan la capacidad para hacerlo y asegurarse que se queden en el país. Los otros países se quedarán con litorales hermosos, con iglesias, minas, con una historia fantástica; pero probablemente no se queden ni con las mismas banderas, ni con las mismas fronteras, ni mucho menos con un éxito económico”.



(c) 2000-2017 Ccäpitalia.net - Se autoriza el uso según terminos Creative Commons BY-NC-SA
Powered by WordPress