Tal vez más de uno se pregunte que hace en la página de Radar una sección dedicada a un fanzine de principios de los años 80 que además no es específicamente de música electrónica. Todo tiene su explicación, ya que de algún modo E.P.D.R. (Escala Progresiva De Resistencia) fue el germen de dos propuestas diferentes; por un lado del Colectivo La Braga Náutica a mediados de los 80, en el que estuvieron involucrados Oh-Casio-Ón y Maruja Y los Filoestuches entre otros, y por otro lado de Radar (Electronic Sounds Bar) a finales de los 90.

El fanzine surgió inicialmente tras el verano de 1983 y originariamente éramos tres personas las que nos involucramos a partes iguales en la inversión para la publicación de los números. Por un lado estaba Jesús A. Fdez. G. que era quién se ocupaba de todo el tema de la maquetación, fotografías, documentación gráfica y demás cuestiones relacionadas con el diseño del fanzine y por otro lado estábamos los dos encargados de desarrollar el contenido y las entrevistas. Éstos éramos Jaime H. Yáñez quien fue el alma mater del mencionado Colectivo La Braga Náutica, y un servidor, Jesús Sevillano (aka Sevi) que puso en marcha Radar.

Realmente este trío rápidamente se convirtió en dúo tras el número '0', ya que Jesús A. Fdez. no podía afrontar gastos si no había beneficios, pero eso no significó que dejase de formar parte del fanzine, ya que siguió encargándose de la maquetación. Así fue como se puso en marcha la aventura de Escala Progresiva De Resistencia.
Uno de los motivos por los que hemos querido poner a disposición de todo el mundo lo que escribimos hace tantos años es porque afortunadamente con el desarrollo de internet muchos de los fanzines de la época han sido digitalizados y pueden descargarse desde diversas webs. Gracias a esa posibilidad vimos que se podían encontrar en la red un par de números de nuestro fanzine, pero otros parece que todavía eran inaccesibles. Así pues, aquí hemos decidido colgar todos los números que publicamos para quien desee echarles un vistazo.

Para contextualizar el entorno del porqué decidimos involucrarnos en la realización de un fanzine, comentaremos varios detalles para su mejor comprensión.

En 1983 éramos adolescentes, apenas teníamos 18 años, pero habíamos estado inmersos desde los 14 años en el mundillo de la 'movida', acudiendo a todo tipo de actuaciones, comprando discos, escuchando los programas de radio de la época etc… Habíamos sido socios del Marquee y también lo éramos de Rock Ola, por lo que acudíamos frecuentemente a los directos que allí programaban, así como a los habituales conciertos que se solían dar por toda la Ciudad Universitaria, en el Chaminade, en el San Juan Evangelista, en la Escuela de Caminos, en el Ramiro de Maeztu etc.

Lógicamente fue una época en la que cada día descubríamos algún grupo o algo nuevo que nos interesaba. Comprábamos habitualmente todos los fanzines que llegaban a nuestras manos, no sólo los más conocidos sino cualquier cosa hecha de modo amateur. Siempre había algo que aprender de todos y cada uno de aquellos 'panfletos' artesanales hechos por 'fans', como nosotros. También gastábamos nuestro dinero en las revistas de la época como Rock Espezial, Popular 1, Vibraciones, Disco Actualidad, etc.

Nos habíamos cultivado escuchando los programas de Radio España Onda Dos, de Radio 3 y de Radio Popular. Al fin y al cabo era lo que toda la juventud de la época hacía, ya que había una enorme variedad de programas y cada uno dedicado a cosas que sonaban novedosas. Especialmente (a título personal) siempre me marcó 'Primera Línea' que era el programa que dirigía el maestro Diego A. Manrique, y que nos abrió los ojos a muchos de los que estábamos entusiasmados por conocer otros sonidos. En ese programa fue donde muchos descubrimos a The Residents, Cabaret Voltaire, Throbbing Gristle, Can, Tuxedomoon y un largo etc. También éramos fieles oyentes de programas como 'Discogrande' de Julio Ruiz que por entonces estaba en Radio Popular o de 'En el Aire' en Radio 3, donde los sábados por la tarde, Carlos Tena, Patricia Godes y Gonzalo Garrido abrían las ondas para todo tipo de música de la época. Aparte escuchábamos a Gonzalo que había tenido (o seguía teniendo, no lo recuerdo tantos años después) su programa en Onda Dos. Y otros locutores como Rafael Abitbol e incluso a Julián Ruiz con sus 'Plásticos y Decibelios'. En fin, nos empapábamos de todo porque nos gustaba aprender y descubrir cosas.

Tal vez alguien se pregunte por qué no menciono el 'Diario Pop' y concretamente 'Esto No Es Hawaii'. Claro que sí que lo escuchábamos y con gran entusiasmo además, pero ya para 1983 considerábamos que el espacio de Jesús Ordovás (que por cierto, nos trató muy bien cuando nos atendió) había entrado en decadencia y empezaba a dar coba a los mismos grupos españoles de siempre léase Alaska, Siniestro Total, Gabinete Caligari o Radio Futura. Parecía que ya había demasiado compadreo y que se había perdido el espíritu inicial. Por eso preferíamos a Julio Ruiz que siempre dio cabida a cosas que en Radio 3 dejaban algo de lado. En cualquier caso, todos los programas nos influenciaron, y lógicamente, también todas las semanas estábamos pegados al televisor para ver 'La Edad De Oro' de Paloma Chamorro.

Toda esta introducción, al fin y al cabo, es lo que vivimos no sólo nosotros sino muchos jóvenes que en aquellos años estábamos deseosos de escuchar nueva música, fuese lo que fuese. Y también explica un poco el porqué en nuestro número '0' hicimos un breve articulillo dedicando nuestro fanzine a Julio Ruiz y a Paloma Chamorro. Tiene un motivo, y es porque por un lado la prensa establecida empezaba a criticar 'La Edad De Oro' acusándolo de pretencioso y esnobista, y por otro lado por la rivalidad a veces insana que desde Radio 3 se hacía contra el programa de Julio Ruiz.

Puestos en situación, llegamos a mediados de 1983 cuando se empieza a gestar el fanzine. Por entonces las emisoras de radio estaban cambiando y se anunciaba ya la llegada de las radiofórmulas a todas las ondas. Las revistas tradicionales cada vez eran menos interesantes y lo único que nos empezaba a aportar algo eran los propios fanzines, pero aún así teníamos como una necesidad interna de mostrar cosas que para nosotros eran importantes y que quizás también podían serlo para otros como nosotros.

El mundo de los fanzines era maravilloso por todo. Por lo amateur, pero sobre todo porque cada uno ponía su granito de arena para que otros descubriesen nuevos grupos o novedades. De todos modos, en el entorno de las publicaciones underground había de todo. Desde los que se dedicaban más al tema de los cotilleos y chismes de lo que sucedía en los camerinos de Rock Ola como podía ser uno de los más emblemáticos y encantadores fanzines '96 Lágrimas' a los que se lo tomaban muy en serio, casi como si de una revista estándar se tratase como 'Editorial Del Futuro Método' de Valencia, pasando por los que iban en plan vanguardista y algo pretencioso como 'Mental'. Todos ellos eran estupendos para complementarse, junto a otros como 'Ediciones Moulinsart', 'Sintonía Cerebral' de Bilbao, 'Estricnina', 'Golf Club', 'Animal' y un largo etcétera.

Así pues, decidimos poner en marcha algo que no sabíamos ni por asomo lo que iba a significar, tanto a nivel de conocer gente y hacer amistades como de trabajo, de aventura y de acceder a los medios de comunicación y conocer algo más del entramado que por allí se mueve. La primera cosa que teníamos que decidir era el tipo de orientación que queríamos dar al fanzine, y aunque por esa época ya estábamos bastante más interesados en las propuestas algo más alternativas, como escuchábamos de todo, preferimos orientarlo en un sentido más general, dando cabida a todo tipo de música que nos gustaba o que descubríamos. Obviamente había grupos que a uno le gustaba y al otro no, pero éramos totalmente democráticos y no se censuraba nada.

Por otro lado había que definirse como queríamos que fuese la maquetación. En ese sentido, nuestra mayor influencia fue 'Editorial del Futuro Método'. Es decir, un fanzine con una maquetación a doble o triple columna al estilo de las revistas especializadas. Salvo en el número '0' que fue parido a propósito a toda prisa, esto se hizo vigente desde el número '1'. De algún modo queríamos que el fanzine fuese menos divertido que otros y algo serio, que estuviese más o menos bien hecho. No es necesario explicar a estas alturas cómo se elaboraba; obviamente se escribía a máquina, había que reducir los textos en fotocopias, luego se cortaban y pegaban, a veces había que lidiar con las transparencias que siempre daban problemas, etc... Es por ello que en algunos números, a pesar de haberlos revisado hasta la saciedad, nos dimos cuenta después de haberlo sacado de imprenta de que había algún error y a lo mejor un párrafo estaba mal puesto, así que posteriormente a mano poníamos una 'flechita' para indicar donde continuaba, o que por ejemplo un titular estaba mal escrito; en concreto recuerdo el de Ciudad Jardín que queríamos titular 'La coherencia de la incongruencia' y que apareció como 'La ''cohencia'' de la incongruencia'. En definitiva, era la típica rutina de los fanzines.

Por último estaba el tema de la publicidad. Algunos fanzines conseguían algo de dinerillo poniendo alguna que otra página con anuncios, normalmente de tiendas de discos, de sellos independientes, de tiendas de ropa, de distribuidoras relacionadas con la 'movida', etc. Esto les daba una pequeña cantidad para cubrir gastos, e incluso para obtener algún beneficio. Nosotros, sin embargo, lo tuvimos muy claro desde el principio y nunca quisimos ponerla. De entrada no teníamos contactos, pero además no queríamos ir mendigando en busca de una pequeña cantidad de dinero. En realidad todos y cada uno de los números que hicimos sabíamos de antemano que eran deficitarios, ya que aunque se vendiesen los ejemplares que publicábamos como mucho cubrían los gastos. Todos los números se agotaron y jamás obtuvimos beneficios económicos. Pero de lo que se trataba no era de un negocio, sino de una forma de expresión que nos satisfacía y enriquecía enormemente.

En el fanzine hicimos varias secciones que siempre estaban presentes. 'EPiDeRmis', como juego de letras con las siglas del fanzine mostraba un par de discos de novedad. Habitualmente se trataba de discos no publicados en España, de los que se podían comprar en las tiendas de importación o de referencias que acababan de salir o estaban a punto de editarse en el momento que los comentábamos. 'Ecos De Saciedad' era la típica sección de noticias breves; para ello nos informábamos en las discográficas (ya fuesen independientes o multinacionales), con los comentarios de los propios músicos que íbamos conociendo y en algún caso de noticias del 'Melody Maker' o del 'New Musical Express' que nos interesaban y que otros medios obviaban. 'Músicas Vivas' mostraba los comentarios sobre actuaciones en directo y 'Músicas de Estudio' eran artículos sobre discos que se editaban; normalmente hacíamos cuatro referencias. Posteriormente, y gracias a la estupenda acogida que tuvo nuestro fanzine, decidimos incorporar una sección con artículos que los propios compradores del fanzine hacían y nos las enviaban a nuestro apartado de correos por si queríamos incorporarlas como colaboraciones. Esta sección era 'Desde…' y solía ubicarse al final del fanzine, aunque no siempre era así.

Aparte, estaban los artículos que escribíamos y las entrevistas. En realidad usábamos distintos pseudónimos, pero la gran mayoría del contenido lo hacíamos Jaime y un servidor. Y solíamos también dedicar en cada número un apartado dedicado a los distintos sellos independientes que nos parecían interesantes.

A medida que fuimos sacando números, fuimos incorporando colaboraciones, y se puede decir que desde el número 2 (tercera publicación) dos buenos amigos nuestros, tanto Redactor eFe (Fer P., el otro miembro de Oh-Casio-Ón junto a Jaime y parte de Maruja y los Filoestuches) y en Zaragoza, Jacobo G. Rodeja (miembro posteriormente del grupo 'El Regalo De Silvia') eran parte del engranaje de Escala Progresiva De Resistencia. También, y puntualmente Darío Vico (que luego escribiría en revistas como 'Boogie') o Iki Maska (un comprador del fanzine en Mallorca que siempre escribía sin utilizar puntos, solo comas), fueron ocasionales colaboradores del fanzine.

Cuando todo empezó a caminar, el único contacto que teníamos era Ángel Trinidad. Era un compañero nuestro del instituto, y como su apellido delata, era el hermano pequeño de Paco Trinidad, que por entonces estaba metido de lleno en la producción de discos y era parte de Ejecutivos Agresivos y de Grabaciones Accidentales. A partir de ahí todo fue como una gran bola de nieve en la que cada día íbamos conociendo a gente nueva que nos proporcionaba más contactos. También éramos amigos del barrio de Santi Agudo, que aunque por aquel entonces todavía no era conocido, ya tocaba en distintos grupos. De hecho, mientras hacíamos el fanzine pasó a formar parte de Corazones Blindados, un estupendo grupo de pop-rock que apenas sacó un single aunque tenían bastante material como para haber publicado más cosas, y posteriormente estuvo en Ciudad Jardín y Dirigidos, y más adelante formó La Coartada.

El fanzine podía encontrarse en las principales tiendas de discos de la época, como Toni Martin, Escridiscos, Discoplay, Ziggy Dos, Albania y otras que ahora no recuerdo, así como por correo. Además dejábamos ejemplares sin distribuir para poder montar los domingos en el Rastro nuestro 'puestecillo' junto a los que vendían cassettes pirateadas. Ni que decir tiene que dada la efervescencia de aquellos años, siempre lográbamos vender todos los ejemplares.

Y cómo era habitual, los presentábamos en los programas de radio de la época. Tras tanto tiempo no recuerdo el nombre de la mayoría de ellos, pero siempre hemos guardado un cariño especial a 'En el Aire' de Carlos Tena y 'Discogrande' de Julio Ruiz por el excelente trato y buen rollo que siempre nos mostraron. También llegamos a presentarlo en un programa de Televisión Española que emitían a media tarde ente semana y que si mal no recuerdo se llamaba 'Tablón de Anuncios'. No sólo se presentó en dicho programa sino que además involucramos a los responsables para que TVE hiciese un videoclip de Corazones Blindados del tema 'El Parque Inglés' que acababa de publicarse. Además decidimos que en la parte en la que se mostraba el fanzine, que sonase un extracto del primer LP de Esplendor Geométrico 'Héroe Del Trabajo / El Acero Del Partido'. Hoy en día, el videoclip está accesible en internet, aunque desgraciadamente la parte inicial de la presentación del fanzine con la música de Esplendor Geométrico está cortada del video que circula por la red, aunque salen imágenes del Nº 2 de E.P.D.R. en el montaje que hicieron para el tema de Corazones Blindados. Tal vez algún día alguien lo suba completo. Además, seguramente es la primera vez que la música de Esplendor sonase en TVE.

Aunque las tiradas de cada número no eran demasiado elevadas (creo que llegamos a publicar unos 500 ejemplares del último número), todos los números se agotaron y logramos conseguir en un breve período de tiempo un pequeño hueco en el mundillo fanzinero. Además, por algún motivo, entre periodistas y gente del entramado 'underground', Escala Progresiva De Resistencia se consideraba bastante respetable. Por este motivo cuando cumplimos el primer año, en diciembre de 1984, teníamos contactos suficientes como para poder hacer una fiesta de aniversario. Así que decidimos presentarnos en Rock-Ola y plantear la posibilidad de hacer un directo con 3 grupos nacionales a los que habíamos entrevistado durante el año 1984, con los que además hicimos buena amistad. En concreto se trataba de que actuasen Esclarecidos, Alphaville (los españoles, obviamente) y Corazones Blindados.

Los tres estuvieron dispuestos desde el primer momento. Si mal no recuerdo sólo pedían 10.000 pesetas (de la época) por grupo y que tuviesen barra libre todos y cada uno de los integrantes de las bandas. Por nuestra parte, además queríamos que el acceso fuese gratuito para todo el público. Con esas condiciones nos pusimos en contacto con Joe Borsani (quien fue miembro de Sissi y ex marido de Rubi) que era quien llevaba el Rock-Ola en esa época. Inicialmente no se creía que fuésemos a llevar a Esclarecidos, ya que según él, llevaba tiempo detrás de ellos para que actuasen y no había manera. Además, creo que Cristina Lliso, la cantante de Esclarecidos, estaba embarazada por entonces, por lo que no era fácil verles en directo. Sin embargo tras demostrarle que lo que proponíamos era cierto, no dudó en dar su visto bueno. El resultado fue que el Rock-Ola se llenó hasta la bandera, a pesar de que ese mismo día Ilegales actuaban también en Madrid en la sala Astoria (si mal no recuerdo), contando además con el inestimable apoyo durante semanas de 'Esto no es Hawaii', mientras que nuestra propuesta (gratuita además) la dejaron de lado. Esto nos acabó por convencer en que se había convertido dicho programa.

De hecho, en todos y cada uno de los lugares a donde acudimos, ya fuese para solicitar información, para presentar EPDR, para colaborar con ferias de fanzines, para entrevistar a artistas, para conocer a nuevos contactos, para recopilar novedades en las compañías discográficas (ya se tratasen de independientes como de multinacionales), etc…, siempre fuimos extraordinariamente recibidos.

Sólo recuerdo una excepción, Nuevos Medios. Ya sabíamos, por lo que la mayoría de los responsables de fanzines (con los que habíamos hecho cierta amistad) nos habían contado, que eran muy antipáticos. Me parece que sólo la gente de Ediciones Moulinsart hablaban bien de ellos, pero creo que tiene una explicación; habían publicado un número especial muy bonito e interesante dedicado a Joy Division, que además habían promocionado por todas las emisoras de radio y medios de comunicación, por lo que lógicamente la gente de Nuevos Medios estaban encantados con ellos, ya que encima les habían hecho la publicidad gratuita. Ciertamente nosotros pudimos comprobar lo desagradables que eran. Fueron los únicos que nos trataron con desprecio de centenares de personas que conocimos en aquéllos inolvidables años. Obviamente desconozco el nombre de los responsables de la época de dicha compañía que nos rechazaron malamente, pero si ya antes de acudir no nos interesaba prácticamente nada del catálogo nacional que tenían, tras el incidente, personalmente siempre me quedó una cierta inquina por esa gente. De todos modos, eso no significó que dejásemos de comprar música de la que publicaban porque distribuían sellos como Factory, entre otros, pero me agrada comentar algo negativo de una de las discográficas que muchos ponían por las nubes y como ejemplo de gestión y trato. Pues nosotros no, que quede constancia de ello.

Hoy en día, en esta web, además de poner a disposición de todo el mundo los 6 ejemplares que publicamos para descarga gratuita, hemos seleccionado parte del material gráfico que conservamos para compartirlo en la galería que podéis ver en la parte superior derecha de esta página. En realidad, sólo dispongo de una pequeña parte de todas las fotos, entradas, carteles y demás material de maquetación, ya que acordamos con Jesús, que todo lo relacionado con el diseño del fanzine se lo quedase él. De hecho, la mayor parte de las fotografías que hacíamos para entrevistas o en directos eran suyas. Pero hicimos copias de una pequeña parte del material (aproximadamente de menos de un 10% de todo lo que teníamos), que es lo que aquí compartimos con todos.

En la galería, además de fotografías y material propio del E.P.D.R., hemos incluido algunas imágenes de quiénes éramos los responsables de la publicación, así como otro tipo de fotos promocionales que nos proporcionaban en los sellos discográficos, aunque hoy en día seguro que muchas de ellas circulan por la red. Algunas de las imágenes de los artículos que Jacobo escribía desde Zaragoza eran de un fotógrafo de la ciudad que trabajaba en el Heraldo de Aragón y que nos permitía que las usásemos en nuestro fanzine, no fueron muchas pero hay que mencionar su nombre, Ángel de Castro, y agradecerle su colaboración. También hemos querido incluir alguna que otra entrada de la época y portadas de algunos fanzines que comprábamos por entonces y que todavía conservo. Hay unas pocas cosas que pertenecen a unos años después, pero hemos creído conveniente incorporarlas aquí, puesto que de algún modo forman parte de una etapa importante de nuestras vidas.

Finalmente, tras dos años desde que se empezó a gestar el fanzine decidimos no continuar pasado el verano de 1985. Era la época de la universidad y ya no había tanto tiempo disponible para dedicarle, así que acordamos dejarlo para ocuparnos de otras cosas.

Algo después Jaime se metió más de lleno con La Braga Náutica, mientras yo alternaba estudios y trabajo pero manteniendo mi faceta de coleccionista de música (cada vez más orientada a la escena electrónica) que finalmente dio pie a la apertura de Radar (Electronic Sounds Bar). El tiempo ha pasado desde entonces, más de 3 décadas a la fecha en la que escribo este texto, pero la amistad aún está ahí, Jaime sigue siendo uno de mis mejores amigos y así será siempre.

Con Jesús A. Fdez. estuvimos en contacto hasta principios de los 90; terminó sus estudios de Imagen y Sonido y se empezó a dedicar profesionalmente en el entorno del marketing, diseño y publicidad. Fer mantuvo cierta actividad posteriormente junto a Jaime en La Braga Náutica, tanto como Una Cierta Radio así como miembro de Oh-Casio-Ón y de Maruja y los Filoestuches antes de dedicarse profesionalmente a otras tareas y Jacobo siguió muy metido durante años en el mundillo de la música, especialmente en la escena indie, formando parte de El Regalo de Silvia y colaborando con otros artistas del entorno.

El universo de los fanzines siempre siguió presente en mí tras esos años (aunque ya casi sólo me interesaban aquellos más orientados a la música electrónica y experimental) por lo que posteriormente otras publicaciones como 'Syntorama' de Cruz Gorostegui, 'Cloruro Sónico', 'Resonancias' e incluso los boletines de Discos Esplendor Geométrico/Rotor que hacía (y sigue haciendo) el amigo Andrés Noarbe, siguieron manteniéndome cerca de ese maravilloso entorno underground que mostraban. Tal vez muchos no lo sepan, pero precisamente tras la apertura de Radar pude conocer a los dos responsables de 'Resonancias', Alberto Gutiérrez y Adolfo G. Yagüe. Cómo no podía ser de otro modo, rápidamente nos hicimos amigos. Además, Adolfo es el responsable y alma mater de esta web Ccäpitalia.net que nos alberga, tanto al fanzine E.P.D.R. como a Radar (Electronic Sounds Bar), por lo que nunca está de más agradecerle su tiempo y su trabajo altruista por mostrar todas estas historias que contamos.

Desgraciadamente, a quien se echa en falta es a Jacobo, fallecido a principios de 2013. Seguro que prácticamente nadie sabe que él, desde su Zaragoza, fue el primero en hablar en nuestro fanzine a mediados de 1985 de un grupo llamado 'Héroes Del Silencio' cuando eran trío y provenían de un proyecto llamado 'Zumo de Vidrio', 3 años antes de que publicasen su primer disco.

Al igual que los componentes de El Regalo De Silvia que le han homenajeado en diversas ocasiones tras su deceso, nosotros también queremos dedicarle este pequeño espacio para recordar a un magnífico amigo y excelente persona. Gracias por tu amistad, Jacobo.

Escala Progresiva de Resistencia nº 5 Marzo 1985
Escala Progresiva de Resistencia nº 4 Noviembre 1984
Escala Progresiva de Resistencia nº 3 Julio 1984
Escala Progresiva de Resistencia nº 2 Primavera 1984
Escala Progresiva de Resistencia nº 1 Enero 1984
Escala Progresiva de Resistencia nº 0 Diciembre 1983


Jesús Sevillano (aka Sevi)
radar.bar@ccapitalia.net

Arequipa, Perú
Noviembre 2016

 

 

 

Fanzine E.P.D.R.
1983-1985