IBM Personal Computer 5150

abril 18, 2018 on 7:09 pm | In galería de imágenes, retroinformática | No Comments

Adolfo García Yagüe | Como atestigua la publicidad de la época y alguna pieza de la colección, en 1981, año del lanzamiento del IBM Personal Computer modelo 5150, el mercado del Ordenador Personal (o PC) ya existía. Desde hacía algunos años, empresas como Apple se esforzaban en explicar que el empleo de ordenadores hacía menos tedioso el uso de datos o la confección de textos. También, misteriosamente, de alguna forma, el Ordenador Personal prometía expandir nuestra creatividad e introducirnos en una nueva era.

Desde tiempo atrás IBM (International Business Machines) era un referente. Al finalizar la década de los ‘70 era el rival al que robar una pequeña porción del mercado de los grandes sistemas. En IBM inventaban lenguajes de programación, sistemas de almacenamiento, sistemas operativos, máquinas, todo… No se puede decir que no innovaran, todo lo contrario, pero dejaban poco espacio a otros suministradores. No obstante, en aquel entorno hostil, aparecen jóvenes empresas que tienen la visión de acercar un ordenador a cada puesto de trabajo y hogar. La aparición y popularización de estas máquinas dejaba claro que el mundo estaba cambiado, e IBM no podía ser ajeno al momento.

Si quería ofrecer una solución a tiempo, IBM necesitaba comercializar un PC y ajustar su precio. Con este propósito acudió al mercado buscando componentes y suministradores. Al frente del equipo de desarrollo del 5150 puso a Philip Donald Estridge (1937-1985), quién trabajaría lejos de los centros habituales de decisión, en la fábrica de Boca Ratón, Florida. Esto supuso que la toma de decisiones de Don Estridge sería más ágil y estaría menos influenciada por la cultura de Big Blue. Como digo, en aquella máquina se pretendía integrar el mejor hardware de la época y programar una BIOS (Basic Input-Output System) que diese uniformidad y sirviese de nexo con un sistema operativo. Hay que recordar que la idea no era nueva, lo novedoso es que fuera IBM quién lo hacía así.

Donald Estidge se puso manos a la obra. En estos casos lo primero que hay que hacer es estudiar el mercado y a tu competencia. Don no tardó en darse cuenta que la mayoría -por no decir la totalidad- de PCs estaban basados en microprocesadores de 8 bits. Estaba claro que IBM no podía ser uno más, por lo tanto la nueva máquina sería de 16 bits, asegurándole poder manejar más memoria y tener más potencia. Ahora había que seleccionar al fabricante del micro. En aquellos años, los 16 bits existían pero eran novedosos para un usuario. Ya se podía optar por fabricantes como Zilog, Motorola o Intel. En el caso de Motorola, a pesar de ser una gran compañía, el reciente 68000 (año 1980) estaba un poco inmaduro y todo el ecosistema de chips necesarios para fabricar un equipo era inexistente. Por su parte, el Zilog Z8000 era algo más veterano pero incompatible con los Z80. En cambio Intel acumulaba bastante experiencia con la arquitectura 8080 y además, en 1978, había lanzado un chip de 16 bits -el 8086- y tenía resuelto todo el chipset. La decisión estaba clara: Intel con el 8088, el hermano menor del 8086.

En efecto, si comprobamos una de las placas originales del IBM PC nos damos cuenta que están diseñadas para chips Intel: Además del citado 8088, encontramos al 8259 (interrupciones), 8233 (gestión de memoria o DMA), 8255 (PIA), microcontrolador del teclado, 8284 (generador del reloj) y 8087… Resumiendo, los micros principales son Intel y como tal, Intel facilita el diseño de referencia de cada chip, razón que convierte al 5150 y los posteriores 5160, 5162 y 5170 en equipos sencillos de comprender y, sobre todo, abiertos.

La siguiente elección es el sistema operativo que, en aquel momento, parecía clara: el CP/M, de Digital Research, y su nueva e inminente versión para 16 bits. El diseño modular del CP/M le permitía abstraerse de cada chip y solo interactuaba con el hardware a través de la BIOS. Así, con pocas modificaciones, lograba trabajar con muchos fabricantes de ordenadores y hardware. Mientas, al usuario, ofrecía un conjunto de comandos sencillos con los que trabajar con sus ficheros y discos flexibles. Como digo, la decisión del CP/M era evidente porque era la más conocida pero, la negociación entre IBM y Digital Research fue compleja y, sobre todo, se producían retrasos en la disponibilidad de la versión de 16 bits. Esta situación era conocía por Microsoft quién también había sido elegido por IBM para la incluir su popular interprete BASIC. El asunto es que IBM estaba atascado con el CP/M, y Microsoft conocía la existencia de un sistema operativo de 16 bits -inspirado en aquel- llamado 86-DOS de Seattle Computer Products. El pelotazo no se le podía escapar a Microsoft: compró barato a Seattle y vendió caro a IBM. Además Microsoft consiguió que este sistema operativo pudiera ser vendido a cualquier fabricante, igual que hacia Digital Research con su CP/M. Así es como se seleccionó el famoso MS-DOS aunque, en aquel momento, IBM se esforzara en llamarlo IBM PC DOS.

Desde las máquinas sucesoras del Altair 8800 o bus S-100 (año 1975), ya se documentaba su diseño y era normal publicar los esquemas. Es cierto que aquella primera generación de máquinas está dirigida hacia aficionados de la electrónica. Aun así, un poco más tarde del Altair, en 1977, Apple lazaría el Apple II donde seguía incluyendo el esquema electrónico y el detalle de sus conectores de expansión. En este caso se pretendía animar la aceptación del mercado y el crecimiento de ventas facilitando el desarrollo y fabricación de periféricos por parte de otras empresas.

Pues bien, en las conocidas Technical Reference, IBM publicaría además de los esquemas electrónicos, el contenido detallado de su BIOS también con el ánimo de facilitar la adopción y crecimiento de la nueva máquina. Imagino que pensaron en el riesgo de la clonación y que únicamente con su marca y abogados tenía poco que temer… Aquellas decisiones cambiaron la historia de los ordenadores y me atrevo a decir que la nuestra también. Aun así, hoy, creo que en las escuelas de negocios, se tendrían que revisar estás importantes lecciones sobre innovación, imagen de marca, patentes y negociación…

Sin comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja tu opinión

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



(c) 1999-2018 Ccäpitalia.net - Se autoriza el uso según terminos Creative Commons BY-NC-SA
Powered by WordPress