Aficionados a la Electrónica (y 2)

mayo 19, 2018 on 7:29 pm | In galería de imágenes, retroinformática | 1 Comment

Adolfo García Yagüe | El texto anterior titulado “Aficionados a la Electrónica” quedaría incompleto de no recordar que pasó en nuestro país cuando este fenómeno despertó. Aunque con retraso aquí, como en el resto de Europa, se pueden presentar dos iniciativas que acercaban el ordenador a nuestras casas o talleres. Me refiero al Amico 2000 y al Junior Computer. Ambos fueron concebidos fuera de nuestras fronteras: Italia y Holanda, respectivamente. Los dos fueron introducidas en España a través de sendas revistas de electrónica: Revista Española de la Electrónica (REDE) y Elektor. Y los dos comparten un diseño similar, basado en una monoplaca donde, a través de un minúsculo teclado y un pequeño display, es posible introducir programas en ensamblador en hexadecimal. El concepto no es novedoso pues se había hecho años atrás en máquinas como el KIM-1. También, para ser exactos, hay que decir que esta forma de “resumir” un ordenador estaba superada desde hace años pero era muy barata y su cometido, el de la educación en las capacidades de un microprocesador, la hacía ideal en un entorno de aficionados.

Ya que lo he mencionado debería presentar antes al KIM-1: Este ordenador fue lanzado en EE.UU. en 1976 por el fabricante de microprocesadores MOS Technology. Era una forma de acercar al público su nuevo chip, el 6502. Acompañaban al KIM-1 unos buenos manuales explicando su diseño y, sobre todo, como había que programar un 6502. Con esta idea de resumir en una única placa todas las características imprescindibles para un ordenador, incluía un pequeño teclado y un visor hexadecimal, la memora RAM y los puertos de entrada y salida. Además, si se quería usar el almacenamiento externo para guardar o recuperar programas, solo había que recurrir a un magnetófono convencional. Era la mínima expresión para ponerse a manos a la obra. Eso sí, había que currarse un poco la fuente de alimentación y la conexión del casete. Al frente de su diseño estaba Chuck Peddle (1937), padre del proyecto 6502.

El KIM-1 no pretendía competir con el Altair pero era enormemente más barato y sencillo de poner en marcha. Como he dicho, su objetivo principal era dar a conocer el microprocesador 6502. La buena acogida del KIM-1 le garantizó unas cotas de popularidad no supuestas. Se editaron muchos libros y artículos explicando cómo sacar más partido de él, no obstante MOS Technology atravesaba por fuertes problemas financieros hacia 1976, y terminó cayendo en manos de Commodore quien siguió comercializando el KIM-1 y fue utilizado como base para desarrollar el Commodore PET.

Pero volvamos a España. Aquí se presentó en abril de 1980, a través de la revista REDE, un equipo que ya venía siendo comercializado en Italia: El Amico 2000. A través de diez entregas se dio a conocer a un público electrónico las capacidades de esta máquina basada en el 6502 de la citada MOS. Aunque no lo seguí en persona, creo que no trascendió de la curiosidad técnica y dudo de su efectividad comercial. Más allá de aquellos artículos no se le dio continuidad y la llegada –al año siguiente- del ZX81 de Sinclair acabo con las expectativas de este proyecto. Ya en 1982, existiendo un nuevo filón editorial, REDE se subió al carro editando el suplemento Micro/Bit. También, en ese año, la revista electrónica Circuito Impreso empezaría a publicar artículos dirigidos a usuarios del ZX81.

También en 1980 se publicaría en el número 6 de la joven edición española de la revista Elektor un equipo que tuvo más tras trascendencia. Me refiero al Junior Computer, también basado en un 6502 y mucho más “arropado” en España que el Amico 2000. Realmente, como el Junior Computer era un proyecto de la matriz holandesa de Elektor, se tenía control sobre él y se fueron publicaron más artículos técnicos además de dos libros donde se explicaba detalladamente su funcionamiento. También, al ser un equipo en kit, era fácil encontrar los componentes a través del canal habitual de la revista.

Se puede decir que ambas máquinas permitieron desarrollar, aunque fuese brevemente y tarde, el fenómeno “Aficionado”. Eran ejemplos de lo que un ordenador muy básico puede hacer en manos de un electrónico y permitían introducirse en el mundo de los microprocesadores. Esta afición no desapareció pero, salvo la publicación –en 1984- de un libro de Steve Ciarca, original de 1981, donde se nos proponía la construcción de un ordenador monoplaca basado en el Z80 de Zilog, los montajes electrónicos quedaron para ordenadores domésticos como el Commodore VIC 20, ZX 81 o Commodore 64 o ZX Spectrum. Hace unos años, coincidencias de la vida, en capital del grupo editorial que publica la revista Elektor entró Steve Ciarca…

Como digo, a lo largo de la década de los ´80 aparecieron muchos artículos técnicos pero he preferido recogerlos en otro capítulo de la colección porque ya es otra historia.

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. […] Ver la historia en España […]

    Pingback by ccapitalia.net » Aficionados a la Electrónica (1) — 19 mayo 2018 #

Deja tu opinión

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



(c) 1999-2018 Ccäpitalia.net - Se autoriza el uso según terminos Creative Commons BY-NC-SA
Powered by WordPress